Círculos del Aprendizaje en el Departamento del Cauca

Los frutos del trabajo son la recompensa del esfuerzo y la paciente espera de ver como la semilla crece. Han sido 5 meses en el Departamento del Cauca, en los que me he me permitido, no solo conocer la realidad de su gente, vivir el día a día, la cotidianidad del entorno y del paisaje, sino, además, contribuir en la implementación de un Proyecto del Ministerio de Educación y el sueño y política de la Secretaría de Educación Municipal y Departamental por reducir los niveles de analfabetismo. Con una propuesta clara y decidida de las Secretarías de Educación quienes solicitan al Ministerio de Educación Nacional la implementación del modelo Círculos de Aprendizaje, los cuales, fundamentados en los principios de Escuela Nueva, quieren convertirse en el referente de formación de la población vulnerable, desplazada y de condiciones que no les ha permitido alcanzar los niveles básicos de escolaridad como lo es la básica primaria.

El Ministerio de Educación con sus diferentes operadores desarrolla e implementa el Modelo en las diferentes Instituciones Educativas quienes las adoptan en sus Proyectos Educativos Institucionales – PEI -. Y es aqui donde tuve la oportunidad de implementar el modelo en el Cauca, su capital y algunos municipios, desde la coordinación y acompañado de un excelente equipo humano desde la dirección nacional de la Corporación Infancia y Desarrollo y el equipo de trabajo a quien bien tuve la fortuna de formar y enriquecerme con su formación y experiencia de trabajo. Son muchos los nombres a los que debo dar su merecido reconocimiento, pero la fortuna es mayor con la publicación del día domingo 13 de diciembre del periódico el Liberal del trabajo realizado hasta el momento y el cual adjunto realizado por un estudiante de Comunicación Social de la Universidad del Cauca.

http://www.elliberal.com.co/index.php?option=com_content&task=view&id=14324&Itemid=87

Círculos de Aprendizaje, tras nueva oportunidad para niños y jóvenes
Escrito por Andrés Alejandro Córdoba Calvo   
domingo, 13 de diciembre de 2009
En la Escuela Jorge Eliécer Gaitán y otras de Popayán se gesta un proyecto educativo que busca abrir una ventana al aprendizaje de niños y jóvenes a quienes la violencia y la pobreza les negaron el ingreso a la educación básica.Después de unos cuantos pasos por el concreto, las piedras bajo los pies se comienzan a sentir, la carretera se destapa. Las casas que en el inicio del ascenso eran de cemento, ahora pasan a ser de tabla o bahareque. El sonido de los carros desaparece, ahora se escucha el cantar de los gallos, el silbar de los pájaros y el viento que se mece entre las hojas de plátano que comienzan a adornar el paisaje.A la izquierda de mi camino, en el fondo, me topo con el barrio Recuerdo Sur; algunas de sus casas están hechas en esterilla, en guadua o en tabla, una que otra es de ladrillo; desde abajo sale humo de las hornillas negras, llenas de leña y con un tímido fuego que busca encender el nuevo día con el desayuno o el café que pronto será preparado por las mujeres.El camino pedregoso cambia, vuelvo al cemento; me desvío del ambiente campesino de la zona, y comienzo a caminar sobre la empinada cima. Las casas vuelven a ser de cemento. La tranquilidad del campo aún se mantiene. Pronto me encuentro con la cola de la escuela  donde el tiempo ya se ha encargado de tumbar las capas de concreto,  dejando los ladrillos anaranjados y roñosos a la vista. Después de 10 minutos de ascenso llego a la escuela Jorge Eliécer Gaitán. Allí, Maritza Córdoba y Johanna Castrillón, dos profesoras que hacen parte de los Círculos del Aprendizaje, un nuevo programa educativo implementado en Popayán, esperan que los niños leguen pronto para empezar las actividades.

Andrés Alejandro Córdoba/EL LIBERAL
Él es Santiago, de 7 años de edad. Trabaja en un circo y asiste todos los días a la escuela, espera terminar el primer grado. Antes él, sus dos hermanos y un primo viajaban desde Rosas Cauca para asistir a clases.

Para vincular a los niños, niñas y adolescentes al programa, se realizó una focalización de los barrios más vulnerables del norte, sur y occidente de la capital del departamento del Cauca. Con varios profesores se hizo  un recorrido puerta a puerta en las comunas 2, 5, 6 y 7 de la ciudad e Popayán. En la comuna 2 se visitaron los barrios Santiago de Cali, Bello Horizonte y El Uvo; en la 5 y 6 fueron Los Faroles, Loma de la Virgen, Recuerdo Sur, Los Dos Brazos, Madres Solteras, Balcones del Sur entre otros y en la comuna 7 se visitaron los barrios quebrada de Pubús, Munich, La María Occidente, Los Campos y Las Palmas.

“Los padres de familia no estaban interesados en que sus hijos fueran a la escuela, no piensan que a través del estudio sus niños y jóvenes puedan salir adelante. Algunos papás respondían: “Como el niño no quiere estudiar, pues déjenlo que él decida”, comenta Maritza, docente perteneciente al programa educativo. En medio de los bostezos del frío paralizador que persiste a las 8 de la mañana, llegan algunos niños; sus ropas desgastadas, algunas caras sucias y zapatos opacos y marchitos que evidencian la pobreza por la que atraviesan sus familias.

Muchas de ellas viven en condiciones degradantes, pertenecen al 10,6% de la población colombiana con necesidades básicas insatisfechas; una habitación tiene que ser compartida entre cinco o diez personas. Algunas viven del reciclaje, otras del sueldo de las mujeres que laboran en casas de familia y otras de los niños que trabajan para poder mantener a sus familias.

Este es el caso de Richard, de 14 años de edad, oriundo de La Sierra, víctima del conflicto armado. Su familia abandonó sus tierras para poder salvar su vida. Arribaron a Popayán y como otras tantas, visitaron la sede de Acción Social en busca de ayuda, pero esta nunca llegó. Richard a su corta edad tiene que cargar con el peso de apoyar económicamente a los suyos.

Todas las tardes después de ir a la escuela, deambula entre las plazas de mercado La Esmeralda y del barrio Bolívar, ‘rebuscándose’ la vida, vendiendo gomas de mascar a 200 pesos. Dice que cada mes recoge alrededor 80 mil pesos, es decir, 2650 diarios para contribuir al sostenimiento de su hermano mayor, una cuñada, un sobrino y su mamá.

“Es un niño muy colaborador. Los profesores que trabajan  en la escuela le tienen mucha confianza, se le permite el acceso en donde solo los docentes pueden ingresar, Richard es un  niño que busca salir adelante por medio del estudio. Asiste a la escuela puntualmente, a las 8 de la mañana. Es uno de los más inteligentes, muy bueno para las matemáticas. Últimamente estaba entusiasmado porque estaba aprendiendo a leer y a escribir, afirma Maritza.

Otro es el caso de Santiago, de 7 años, quien  trabaja en un circo como payaso junto a sus dos hermanos, Mateo  de 6, Valentina y su primo Santiago de once años. Los cuatro dejan por un momento la magia, los malabares y las contorsiones para ir todos los días a la escuela. Antes ellos viajaban desde el vecino municipio de Rosas  hasta Popayán para asistir a las clases. “Debido a que trabajan en un circo no pueden estar en una escuela fija y este nuevo programa, les brinda la oportunidad de nivelarse académicamente. Hubo una época en que no volvieron porque no tenían plata, pero llegaron a Popayán y ahora están con nosotros” explica Maritza.

Como cirqueros han estado en Medellín, Armenia, Cali; en el Cauca han visitados el municipio de Caloto, Rosas Villa Rica y en Popayán han estado en los barrios: los Andes, el Mirador, Pueblillo entre otros. Estarán hasta diciembre en Popayán para que cada uno de los niños pueda terminar su grado, después todos seguirán con su función por Colombia. Como lo decía Mateo “haciendo reír a mucha gente y a muchos niños”.

Andrés Alejandro Córdoba/EL LIBERAL
El programa focalizó en las comunas 2, 5, 6 y 7, con 587 desescolarizados y de escasos recursos. De ellos, hay aproximadamente 357 que se benefician del programa Círculos del Aprendizaje.

Círculos de Aprendizaje

Con el propósito de garantizar el derecho a la educación gratuita de niños y jóvenes entre los 6 y 17 años de edad en situación de desplazamiento, de vulnerabilidad y desescolarizados, el Ministerio de Educación Nacional creó los llamados “Círculos de aprendizaje”.

El programa comenzó a funcionar desde el año 2003 en el municipio de Soacha, Cundinamarca. En el departamento del Cauca y la ciudad de Popayán se comenzó a implementar durante el mes agosto de este año, para atender inicialmente una población de 480 niños y jóvenes, de los cuales corresponden 320 a la ciudad y 160 al departamento. “Nuestro compromiso es brindarle afecto a los niños y jóvenes, porque ellos los necesitan mucho. Convertirse en alguien de confianza para que te comenten sus problemas y de esa manera poderlos ayudar”, explica Teresa, una docente que trabaja al norte de la ciudad –en una casa arrendada- con los “Círculos de Aprendizaje” en Bello horizonte.

“La mayoría de los muchachos y niños son del barrio Santiago de Cali y de El Uvo”. “Por acá se encuentran casos especiales. El comportamiento de los niños es complicado, hay unos que son muy conflictivos. En un principio se peleaban delante de uno, pero con la ayuda que les ofrecemos ha disminuido la violencia”, afirma la docente.

Y es que no es para menos. El contexto en el que se desarrollan los niños es complicado. Algunos jóvenes de la comuna 2 que aún no pertenecen a programa, a las diez de la mañana salen a la calle a fumar marihuana. Los profesores afirman que los niños reconocen a los que ‘meten vicio’, saben quiénes son los que andan en malos pasos.

Los docentes, por su parte, tratan de inculcarles valores y así formarlos como personas y evitar que no caigan en manos de la droga.

“A mis papás no les interesa lo que yo haga, no me dicen nada. No seguí estudiando porque la ‘cucha’ estaba enferma. La vida en el barrio es relajada, aunque a veces uno es todo loco, a veces hay ‘aleteo’, porque con eso se gana más respeto. Yo soy parte de un grupo de por acá, de ‘Los Mocheros’, ellos siempre se la pasan fumando ‘vareta’ o cualquier cosa que se les atraviese, yo no lo hago pero la gente lo culpa a uno solo por andar con ellos…Mis amigos del ‘parche’ son los que me apoyan, los que  me dicen que estudie… Vengo a la escuela a ver si mejora mi situación… Ya estoy cambiando”, dice Alfredo un joven de 15 años, que deja ver en su rostro un par de sonrisas tímidas mientras recuerda los pasajes de su corta vida.

“Alfredo a veces llega con pereza, o no va a clases, entonces nosotros vamos hasta su casa, para convencerlo para que vuelva a la escuela, tratamos de rescatar a los niños y jóvenes que desertan por diferentes motivos”, comenta la profesora Teresa, preocupada por la situación que presentan los muchachos en ese sector de la ciudad.

El coordinador de Círculos del Aprendizaje, Elkin Páez, enfatiza que el programa busca formar niños en los que se cultive la autonomía, la responsabilidad, que sean de un carácter crítico, cuestionador, pero también motivados a la participación ciudadana.

Con la ayuda de profesores y sicólogos, se pretende que niños y jóvenes como Richard y Alfredo, se reconcilien con su historia de vida, que traten de salir adelante,  inculcándoles valores y creando una conciencia sobre lo que deben hacer, son personas que cuando entran al sistema escolar se dan cuenta que tienen valores y cualidades increíbles.

Inicialmente se pretende que el programa con los niños y jóvenes dure un año, para darle la oportunidad a otros; a ese 14, 3 % de niños que trabajan, o que se encuentran en las esquinas o en los semáforos esperando que alguien se apiade de ellos entregándoles una moneda para llevar a su casa comida o para tratar de mitigar el hambre que los consume.

Círculos del aprendizaje es tan solo un paso para mejorar la situación de estos pequeños, cuya alegría parece desvanecerse entre la miseria y la indiferencia de la sociedad.

Recuerde…
Círculos del Aprendizaje es un proyecto que pertenece a todos los programas del ministerio de educación en el marco de la Revolución Educativa. Busca garantizar el derecho a la educación de niños y jóvenes entre los 6 y 17 años de edad. La educación que se brinda es gratuita.

Círculos del aprendizaje en Popayán

>> Coordinador del programa
Elkin Páez Chingal

>> Profesores

Eneyda Maritza Córdoba Calvo
José Fernando Pedraza
Teresa Casas
Iván Darío Urbano
Fabio David Valderrama
Yandri Beatriz Medina
Johana Alejandra Castrillon Paz
Nancy Joaquí Vizcaya
Deyanira Erazo Muñoz
Juan Carlos Mauna

>> Asesorías sicosociales

Paula Caicedo
Sandra Lorena Peña

>> Asesor pedagógico
Jairo Rodrigo Muñoz

¿Sabía usted que…
el programa Círculos del aprendizaje también Funciona en Fundaser ubicada al norte de Popayán y en Santander de Quilichao?

andres070051988@hotmail.com Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

Anuncios

ENSAYO TEORÍA DEL CONOCIMIENTO

ENSAYO TEORÍA DEL CONOCIMIENTO

Elkin Páez Ch

2000

Cuando hacemos referencia al proceso de como se da el conocimiento, debemos partir de que este se da en la relación del sujeto con el objeto, la manera como el sujeto cognoscente, es decir, el hombre, capta y percibe el objeto cognoscible, es decir, la realidad. Realidad que está imbuida en la vitalidad de nuestro ser humano, que se lanza a la comprensión de su existencia y lo existente.

A lo largo de la historia, el hombre se ha planteado diversos problemas y cuestionamientos que le permitan desarrollar una mejor comprensión y manejo del mundo que le rodea, estos planteamientos son innatos en él, y surgen primeramente, sin distinguir orden de clasificación, por la curiosidad que el mundo le causaba, y el crear medios y estrategias que le permitieran subsistir, incluso sobrevivir dentro de un mundo hostil, pero por sobretodo desconocido  por si mismo.

Lo anterior nos permite comprender que el proceso del conocimiento y la manera como se ha ido constituyendo como tal hasta nuestros días, se da en el proceso y bajo el enfoque del hombre, que como ser pensante da respuesta a sus inquietudes y desarrolla  técnicas para atender las necesidades que el espacio y el tiempo le han ido presentando para la gobernabilidad y convivencia con el mundo, dentro del mundo, para el mundo y con los del mundo, y diversas maneras que nos llevan a hablar en nuestros días sobre una verdadera teoría del conocimiento.

Teoría en la que grandes hombres como Hessen, Kuhn, Habermas, Bunge, Descartes y tantos otros nos han querido esclarecer de que manera se origina el conocimiento; surgiendo a la vez diversas corrientes (empiristas, racionalistas, positivistas, etc) que defienden a capa y espada lo que ellos creen como verdadero, es decir su propio conocimiento, el  punto de enlace del sujeto y objeto mencionados anteriormente.

Comencemos nuestro recorrido por los caminos del conocimiento, partiendo precisamente por el desconocimiento del hombre del mundo que habitaba y su necesidad de irlo comprendiendo y manejarlo, como parte indivisible de su ser, por el mismo hecho de pertenecerle y hacer parte de él, en su proceso evolutivo que dio origen y conformación a la ciencia, y su razón de ser hombre pensante.

El hombre en su esencia y existencia es la magna obra de la creación por ser el depositario de un universo que fue puesto en sus manos para poder conocerlo, gobernarlo y  hacer uso de él a su antojo y plena libertad, pero esta libertad y sometimiento como aparece más explícitamente en el Génesis[1], debía ir acompañada de un elemento que le permitiera dar uso a toda esa grandeza que aparecía frente a sus ojos y que él, con el paso del tiempo aprendería a conocer y manejar. Este elemento primordial que le permitiría dicho uso era la razón, el pensamiento.

En una  etapa inicial el sujeto se limita a contemplar y observar lo que le rodea, como un bebe, un recién nacido para este nuevo mundo que habría de habitar. Por supuesto, esta referencia solo hace énfasis al proceso de sistematizar y pensar dicho mundo, porque el hombre como tal tiene ciertamente gran grado de conocimiento y percepción del mundo.

Fijar un comienzo definido para establecer, a partir de allí, el nacimiento de un pensar científico resulta una tarea aventurada. Si bien es cierto que la ciencia, como actividad socialmente organizada, es privativa del mundo moderno, no puede desconocerse de que se hacía ciencia, de algún modo en la antigüedad, por lo menos en lo que se refiere a ciertos temas y  áreas del conocimiento. La dificultad se presenta por el hecho de que lo científico –como modo específico del conocer -, no surge de una vez perfilado y completo, sino que se va conformando en un proceso lento, generalmente discontinuo.

Se da ahora un proceso de observar sistemáticamente datos de un modo organizado y regular para encontrar respuestas a lo que no sabemos pero deseamos conocer.[2] Mediante observaciones bien hechas se pueden intimar muchas otras cosas, importantes sin duda, pero falta un trabajo teórico, esencial para que tales informaciones lleguen a esclarecer el núcleo de la cuestión de los conocimientos que deseamos asimilar.

Puntos de reflexión respecto a la teoría del conocimiento

  • Ø ¿Por qué el conocimiento es un producto histórico y social?

El conocimiento surge de la práctica social, de la manera como el hombre se relaciona con lo otro, con lo que le rodea y su interacción con quienes comparte su vivencia. Es producto social porque el conocimiento nace de la obligación de aprehender la manera como se vincula con los otros y en su condición de saber con quien lo hace. Descubrir las causas y el origen de las cosas, de qué están conformadas, su finalidad, y hacedor de las mismas.[3] Finalmente es social porque es la manera como el hombre se  relaciona e intercambia ideas con otros sujetos, naturaleza y propia realidad, complementándose mutuamente en la construcción del conocimiento y su lucha por alcanzarlo según su propia clase y condición.

Es producto histórico porque el sujeto se enmarca en un contexto estipulado que condiciona todo aquello que puede percibir y alcanzar,  dejando como resultado los deseos de volver a las fuentes que calmaron la sed de sus primeros interrogantes, y cuyo marco referencial, histórico y social le dieron sus respuestas condicionando de esta manera el surgimiento del conocimiento. Un hecho histórico puede  dar luces hacia donde  se dirige el conocimiento, el caso de la Revolución Industrial.

  • ¿ Cómo se condiciona el conocimiento?.

ü  Un hecho histórico puede  dar luces hacia donde  se dirige el conocimiento, o por el contrario ocultarlo y no dejar que surja y evolucione. Ejemplo Edad Media donde enfrentaron la fe  con la razón, impidiendo el avance científico por no estar acorde con los planteamientos religiosos.

ü  Otra causa que puede condicionar el conocimiento se da en las situaciones socio – políticas y económicas. En gran parte de las regiones campesinas de más escasos recursos no permiten que sus hijos estudien pensando que este no les es de ninguna utilidad a la hora de producir dinero con que sustentarse.

ü  La cultura, religión, actitudes físicas y psicológicas determinando el alto o bajo grado de desarrollo. En la cultura oriental de la Irán, Irak, India, etc. La mujer está impedida para estudiar fuera de actividades relacionadas al hogar, y otras actividades de servicio público como enfermería.

  • Que papel juega la ciencia en el discurso epistemológico desde lo ético y lo político?.

R.  La ciencia conduce y brinda los elementos necesarios para esclarecer la fenomenología humana, la observación de sus actitudes comportamentales y organicionales, del hombre. El papel ético juega su ficha clave en la manera como orienta el conocimiento humano, el saber científico para qué y favor de quién. Lo ético compete el bienestar mismo que busca lo político que está en servicio del hombre y su sociedad. Lo ético brinda las normas que regulan el aprovechamiento del beneficio de la ciencia para el hombre y no para su perjuicio. Lo político hace su parte hacia quien se destina el beneficio de la ciencia, a su vez la promueve y desarrolla mecanismos para que sus hombres hagan ciencia, y examina y establece los campos sociales hacia los cuales la investigación y la técnica permitan el desarrollo y el beneficio de la misma sociedad humana. 

  • Cómo se da el conocimiento en la relación sujeto objeto y el discurso a cerca de la realidad?

En la relación sujeto objeto se  manifiesta a través de tres aspectos de interacción  con la realidad que son:

–          Los modos de trabajar, conocer y ser.

–          La relación sujeto objeto se establece a partir del sujeto que capta su propia exterioridad de aquello que desea conocer, siendo esta la relación entre lo cognoscente produciendo los dos un proceso dialéctico a través de los cuales se capta la realidad

Posiciones teóricas que frente al conocimiento y la ciencia tienen  Platón, Bacon, Popper, Kuhn, Bunge y  Habermas

Desde el punto de vista de cada filósofo, trataron de dar respuesta a una serie de inquietudes, buscaron esclarecerlas para llegar a la verdad pero no mediante un conocimiento  empírico  que sólo era adquirido a través de la experiencia  sino que lo trataron de fundamentar de un rigor plenamente científico, sistemático y teórica.

Platón propuso su  posición respeto a la inferioridad de la doxa u opinión frente a la  veracidad de la ciencia o episteme.

Popper la ciencia surge a  partir de problemas y esto por la falibilidad del conocimiento y de la ciencia

Bacon sustentación y comprobación del conocimiento empírico a través de la estadística, acumulación de datos, observaciones y formulación de hipótesis, de las experiencias.

Kuhn apunta el conocimiento hacia la ciencia en el sentido amplio de la palabra, ruptura de los paradigmas de la ciencia  por el desarrollo del conocimiento.

Mario Bunge ciencia y conocimiento supeditados al saber cotidiano.

Habermas conocimiento y ciencia para un fin determinado, interrelación de reglas lógico – metodológicas e intereses directores del conocimiento.

BIBLIOGRAFÍA

SABINO Carlos A.  Los caminos de la ciencia. 1ª Edición. Colombia. Panamericana Editorial Ltda. 1996.

Documento de Andre Egg.


[1] Gen. 1, 26-30. La creación del hombre.

[2] SABINO Carlos A.  Los caminos de la ciencia. 1ª Edición. Colombia. Panamericana Editorial Ltda. 1996.

 [3] Causa Formal, Material, Eficiente, y Final dadas por Aristóteles que son en si  mismas lo que podemos conocer de un objeto determinado.

VIOLENCIAS JUVENILES, ¿UN PROBLEMA DE MALVERSACIÓN CULTURAL? ¿O UNA PROPUESTA CULTURAL VÁLIDA?

VIOLENCIA JUVENIL, ¿UN PROBLEMA DE MALVERSACIÓN CULTURAL? ¿O UNA PROPUESTA CULTURAL VÁLIDA?

 

Un aporte desde la pedagogía reeducativa

 Elkin Páez Chingal

Octubre 18 del 2000

Una página en blanco, es un mundo en potencia de ser descubierto. Esta puede ser una forma de mirar a nuestra juventud imbuida en los blancos trazos de muchas páginas de sus vidas que en muchas ocasiones se dejaron de escribir, que fueron saltadas o salteadas  en un cúmulo de tachones y rayones hechos con violencia por quienes han escrito la formación de sus vidas.

Este es el mundo del joven, un libro de cultura escrito en desorden y sin claridad de lo que pretenda el autor de sus vidas, y ¿quién es ese autor?, no más que el mismo entorno del cual cada joven emerge.

Enfrentarnos al problema de la violencia juvenil genera el sabor agridulce que produce el saber y conocer muchas de las causas que lo originan y manifestaciones en una sociedad impotente que se desploma al observar que el futuro para nuestra paz está infestado y contaminado de un problema, no se si cabe la palabra, de malversación cultural, donde los jóvenes desorientados y manipulados por oscuras intenciones de grupos al margen social son adoptados, escribiendo en el libro de sus vidas un proyecto de guerra y de lujos alcanzados con el menor esfuerzo, un mundo ficticio y pasajero como la vida misma, con elementos culturales propios como un lenguaje, religión, simbolismos, etc.

Surge entonces en el mundo juvenil toda una nueva expresión de cultura de violencia, protagonizada por los héroes de turno, pandilleros, sicarios, narcotraficantes, satánicos, xenofóbicos, punkeros, raperos, guerrilleros o paramilitares, además toda una expresión de lenguaje sobrecargada de simbolismos y significaciones cada vez más relacionadas a un proyecto de muerte en lugar de vida; la competencia y las batallas campales entre jóvenes nos devuelven a la época primitiva, donde primitivos y animales luchaban y hasta mataban por marcar un espacio territorial, “conyugal” o alimenticio. Claro diríamos que esto no solo a ocurrido en la etapa primitiva, al igual todo el tiempo han existido esas luchas de poder, aunque más sofisticadas o con cargas significacionales distintas que lo que hacían los primitivos o animales, pero al fin y al cabo luchas por cobrar un espacio que jamás ha estado claro, ejemplo, palestinos e israelitas.

Y es precisamente a esto a lo que me refiero con los tachones, páginas saltadas y salteadas del libro que se escribe en cada ser humano, pero que cuando se es joven desarrolla su máxima expresión, en  muchas cosas positivas pero, como es el interés de este escrito, también negativas como lo ha sido la violencia juvenil.

¿Cómo se ha originado esta violencia de una manera tan arrolladora en nuestra patria?. Los estantes de bibliotecas y librerías están llenos de investigaciones o cintas de video como Rodrigo D, el Sicario, la Vendedora de Rosas, etc, que como lo dije al principio hacen referencia a las muchas causas que de alguna manera se creen saber, asociadas a la pobreza, el maltrato, económicas, sociales, influencia medios de comunicación, ambiente de guerra que está viviendo el país, pérdida de valores, violencia intrafamiliar, baja comunicación profunda y asertiva a nivel familiar, deserción escolar, falta de oportunidades, etc.

Pero éste tampoco es el punto que me interesa analizar,  mi reflexión apunta a sensibilizar respecto a la manera como la violencia juvenil se está categorizando en todo un fenómeno cultural que complica más las cosas en cuanto a intervención se quiera hacer, ya que no solo nos estamos enfrentando a la atención de un sujeto, sino a un cúmulo de creencias que hacen de su ser la  representación visible del sentir de un grupo social que busca su espacio y manifestación propia en contraposición y malversación de la cultura tradicional en la que fueron educados.

¿Cómo así? Pues resulta que si vemos el fenómeno de la violencia juvenil como un fenómeno cultural entenderemos que al ser cultura, penetraremos en el tabú de si es válido aceptar todas sus expresiones y simbolismos de muerte, el lenguaje que ha generado y los seudo principios éticos, morales y religiosos que resalta Alonso Salazar en su documento, analizado en este escrito, “violencias juveniles: contraculturas o hegemonía de la cultura emergente”, por el  hecho de ser cultura así como hablar de cultura negra o indígena o China, etc.

O si por el contrario tiene alguna diferencia cuando se expresa en grupos específicos considerados al margen social como los narcotraficantes, milicias, guerrillas, paramiliatres, hipies, pandilleros, etc, desviando todo el fenómeno y las incidencias de la violencia juvenil en un problema más complejo como lo es la cultura en sí misma, que retoma Carles Feixa Pompols en el artículo de “La ciudad Invisible, Territorio de las culturas juveniles” y que  dispersarían aún más la atención de la problemática.

Esto, porque se entraría a analizar cómo sería la intervención o propuesta que desde la Pedagogía Reeducativa se establecería, partiendo del hecho que si interviene la violencia juvenil como patrón de cultura entraría a romper o trabajar desde los estereotipos que ellos mismos manejan, y defienden porque hace parte de la forma que tienen de ver la vida, la construcción que hacen de ella, que aunque no nos parezcan válidos hacen dentro del mundo juvenil toda una forma de expresión que aunque guste o no, insisto, es el resultado de lo que se les ha ofrecido y escrito en el libro de sus vidas, y que hace parte no solo del aparecimiento de una  nueva cultura, sino del resultado de lo que a la cultura tradicional de figurar, de alcohol, libertinaje, vida fácil, agresividad, de lealtad, etc, y demás defectos que en sí puede poseer la cultura o malversación de valores como lealtad, amor a Dios, les fue dado por los adultos que tampoco han madurado su propia cultura, pensamiento y criterio frente a la vida.

Además que fueron calando más en los jóvenes, que fueron adoptados por los mismos adultos y sus insatisfacciones, que van trasmitiendo de generación en generación cobrando fuerza en esta etapa de la juventud por la necesidad natural de identificarse y la insatisfacción natural que esta etapa posee que prefiere fácilmente a los héroes que van en contra de todo, las acciones prohibidas, pero la necesidad de salir victorioso de ellas sin correr ningún riesgo, lo que los hace utilizar la figura de La Virgen como su Patrona para que no los abandone. O También puede suceder que como se ha tenido lo necesario o por el contrario, mucho pero sin conciencia, se quiera tener un mundo aparente de comodidades que se exige les sea dadas sin esfuerzo, como es el caso de los narcotraficantes. O hacer valer sus ideas apoyándose entonces en grupos revolucionarios, o simplemente querer ser distintos y apreciados como son en su diferencia a lo que los adultos tradicionales quieren ofrecerles, hipies, punkeros, raperos, etc, que son consideradas como la expresión de la cultura de violencia juvenil.

Partiendo de mi experiencia con jóvenes y retomando el documento de “Ciudad Invisible” la parte que habla sobre las tendencias naturales de los jóvenes por tal violencia, hacen que la atención se centre básicamente, en el proceso de intervención, de manera personalizada y personalizante con cada individuo desde su propio caso, separándolo temporalmente de su grupo que tanta influencia tiene para que asimile las consecuencias que le a traído el adoptar todo lo que su grupo le ofrece, pero a la vez ir creando alrededor diversos ambientes y contextos para que pueda cobrar identidad y decida libremente por la mejor opción, que contruya vida desde un sentido y no muerte como ha sido hasta ahora.

Finalmente es por ello que el Pedagogo Reeducador trabaja no solo con el individuo si no que a su vez debe intervenir en estas situaciones tan complejas, familia, sociedad, colegio y al mismo grupo del joven en la medida que se les muestra una nueva opción de vida en el compañero que se está interviniendo, quedando el cuestionamiento respecto a ¿con que propuesta ética y cultural válidas hacerlo para presentárselo de esta manera a todo el colectivo juvenil, que está reafirmándose en su propia cultura?.

DELINCUENCIA, UN PROBLEMA DE VARIABLES

DELINCUENCIA, UN PROBLEMA DE VARIABLES

Un aporte desde la pedagogía reeducativa

 Elkin Páez Chingal

Agosto 17 del 2000

 Relatoria de la lectura: “La predisposición de la reincidencia. Variable de personalidad y factores psicosociales”.

             Dentro del campo de las posibilidades, se da como mayor frecuencia el que emitamos juicios ante las personas que, por sus acciones desviadas sean consideradas delincuentes.

Es muy fácil establecer que tal o cual persona sea un ladrón, un asesino, un drogadicto , un atracador, secuestrador, paramilitar, guerrillero o violador;  sus acciones repugnables no lo dicen. Pero de aquí a que comprendamos realmente la razón de su delincuencia, son casi nulas las posibilidades sino se tienen en cuenta las investigaciones que se han hecho al respecto, si no se prefiere quedar con el rótulo dado a cada persona de ser un delincuente.

Las investigaciones realizadas, especialmente la del documento en el título mencionada, comienza a hacer relevancia sobre el hecho de que existe en algunos sujetos mayores diferencias individuales que hacen que una persona pueda involucrarse con mayor frecuencia en los delitos, y una forma de reaccionar ante las mismas circunstancias ambientales y situacionales, que no es idéntica para todos; esto es lo que muchos autores han denominado las variables que determinan la predisposición al delito, ya no solo sociales, sino individuales al sujeto y su relación con el entorno.

El conocer estas Variables nos pueden llevar  a determinar la tendencia que desde la adolescencia manifieste la persistencia que tenga el sujeto en su edad adulta a mantener dichas conductas delictivas. Punto clave que debe llevar a los campos profesionales especializados en el trabajo humano a profundizar y generar toda la potencia en investigación e intervención sobre los factores determinantes de la delincuencia, y añadiendo la otra parte de la lectura que aparece en el título, como lo es predecir las causas y factores de reincidencia que en sujetos, tanto adolescentes como adultos ya intervenidos en programas o centros carcelarios, a volver y permanecer en su condición delictiva. Evitando de esta manera la rotulación sino la comprensión y mayor eficacia en los procesos de intervención.

Cuando se habla de delito, se debe tener en cuenta que estos hacen parte de una categoría amplia de comportamientos antisociales o desviados que se dan tanto en la niñez como en la adultez, asociándose el delito con otros comportamientos análogos, como la agresión, vagancia, aislamiento, drogadicción, mentira, que, aunque no son delictivos pero si hacen del sujeto tener una tendencia antisocial, aspectos que en el campo de intervención de la Pedagogía Reeducativa se tienen muy presentes cuando de encontrar manifestaciones de problemas de socialización se trata.

Por lo tanto, para una mejor comprensión de las variables determinantes de las conductas delictivas se debe establecer su diferencia con las conductas antisociales, teniendo en cuenta que las primeras se determinan por la clasificación de los tipos de delitos, y las segundas por la clasificación  que se haga de las categorías de las conductas.

La predicción de la conducta antisocial del delito es mirado como otro punto  de la complejidad del ser humano que surge de las variables de interacción, aceptación y comprensión de lo vivenciado por el sujeto en el Ambiente Familiar, el Ambiente Escolar, Ambiente Grupal, Ambiente Personal. Variables que ofrecen el análisis y seguimiento de las siguientes constantes desde los 4 ambientes como propiciadores del entorno social de los sujetos. Agentes de modelado, aprendizaje y socialización. Propiciadores del desarrollo, maduración, formadores de normas y valores , habilidades ante situaciones nuevas y conflictivas. Reguladores de impulsos y sentimientos. Determinadores de la reacción ante estímulos como premios o castigos.

Variables familiares como la falta de supervisión o control parental, una disciplina demasiado dura o errática, que también se da en el ambiente escolar, el rechazo de los hijos, también por los amigos, una escasa implicación con ellos, pobres relaciones maritales, criminalidad y agresividad parental, ausencia de padres. O variables escolares como baja capacidad de razonamiento verbal o forma de interactuar de manera perturbadora en clase, forma de reaccionar de los profesores ante sus conductas, problemas y dificultades de profesores e institución escolar. O Variables Grupales del tipo de amigos y ambiente que se desenvuelven son un agente principal de socialización por el mayor tiempo que pertenecen con ellos y la incidencia en la formación de la identidad del sujeto por la presión que exige el grupo a parecerse a ellos. O variables que según investigaciones se asocian a los rasgos salvajes primitivos del hombre, factores biogenéticos, tendencias desde el campo psiquiátrico. Y las múltiples relaciones entre unas y otras variables hacen que el sujeto sea o no delincuente.

Como nos hemos dado cuenta la situación ante la determinación de las causas de las conductas delictivas y antisociales no son nada sencillo de analizar. Por eso temas como la resiliencia, el Pensamiento Complejo de Edgar Morín, la misma visión del Evangelio hacia los más despreciados, favorecimiento de los Derechos Humanos, y muchos más temas, deben llevarnos a mirar el delito como delito sino a la comprensión del sujeto que lo realiza, y lejos de llevarnos a la frustración por la manera como reinciden, es la posibilidad de crear más estrategias asertivas ante tanta condición variable del sujeto a ser determinada manera, sin juzgarlo, pero sí llevándolo a conocer su situación personal inconsciente que lo hace de determinada manera para que el ya libremente pueda optar por lo que quiere y realmente le conviene.

UN CONFLICTO SIN SENTIDO QUE SOLO AFECTA A LOS NIÑOS

UN CONFLICTO SIN SENTIDO QUE SOLO AFECTA A LOS NIÑOS

 Elkin Páez Chingal

Agosto 6 del 2000

 

Relatoria de los Artículos: “Estudio sobre el impacto de los conflictos armados en la infancia”. GraÇa Machel.   

“El conflicto armado en Colombia”, Horacio Arango.

 

El eje central de los dos textos toman como punto de  referencia el sentir que se tiene ante el conflicto armado de nuestro país colombiano, como una violación de las leyes nacionales, internacionales humanitarias y derechos humanos, que fueron creadas con el fin de proteger la dignidad humana violentada por  una guerra que solo afecta a la población civil y en especial a los niños.

En épocas actuales donde el conflicto armado por la obtención del poder se agudiza, en una serie de  enfrentamientos directos de guerrilla, paramilitares y ejército en medio de la población civil, donde se destruyen pueblos enteros ante la mirada impávida de sus habitantes que no tienen más alternativa que la de salir huyendo, si pueden, o morir bajo la barbarie de los que así mismos se atribuyeron el título de jueces de sus vidas, surgen una serie de organizaciones de ciudadanos que buscan rescatar el grito silencioso de niños y personas ajenas al conflicto de  las tapias ruinosas y paredes demolidas por los cilindros de gas que sobre sus cabezas cayeron, por unas causas que aún o ni siquiera alcanzan a comprender.

Estas organizaciones que se han interesado por nuestra  situación actual, como lo son la UNICEF, NACIONES UNIDAS, CONVENCIONES DE DERECHOS HUMANOS Y DE LOS NIÑOS, etc;  recogen el sentir de la gran mayoría o resto de pueblo colombiano que se encuentra  en medio del fuego cruzado de otro de “grupo de personas, también colombianos”, quienes en su afán de protagonismo pretenden defender unas “causas dizque justas”, que en su parecer son las que necesitan todo el pueblo colombiano, teniendo el descaro de pensar que son ellos quienes:

Primero: Tienen la razón de ser de toda la humanidad en su ideología, la fuente de deseos para lo que nuestro habitante colombiano de campo o ciudad necesita para ser realmente feliz, el futuro prodigioso, maravilloso y encantador para nuestros niños y nuestro país que está en sus manos, y la prosperidad del hermoso campo que ellos pretenden sembrar con el abono de las cenizas de pueblos que ellos generosamente se han encargado dejar con sus bombas, y ciudadanos quemados luego de sus tiernas torturas, para que así se den esa belleza de frutos con sabor amargo de lágrimas de desplazados, odio y resentimiento ante la vida de niños enrarecidos;

Y segundo, el creer que con su método pueden alcanzar el país lindo que nuestros niños disfrutarán en un futuro a base de torturas y masacres, sometimiento y rendición a los pies de la siniestra y salvaje mente rellena de traumas sociales, problemas de socialización, taras psicológicas y vacíos reeducativos, dignos de la atención de nuestra profesión de PEDOGOGOS REEDUCADORES o prioridades con las que parte una buena campaña presidencial, y que poseen y nos ofrecen tristemente los dirigentes y seguidores acérrimos de dichos grupos armados como fuente de empleo, claro si no nos imponen antes una dictadura; ¡ah! y sin olvidar que todo lo anterior se puede disimular y embellecer, como con la FEA, a base de discursos y retórica ideológica gastada y desfigurada, por no decir barata, que aflora en las mesas de diálogo de paz, “palabra por cierto bastante grande y abstracta al pensamiento filosófico y científico lingüístico coartado en el poco presupuesto invertido para su análisis y discusión”, por parte y parte de quienes en sus manos tienen el destino de la medio bobadita de 45 millones de habitantes, o no se cuantos dice el DANE que somos los colombianos sencillos, malgeniados, bulliciosos, peleones, etc, según apreciaciones que se tenga del común de la gente colombiana.

Mi interés y necesidad surgida con base en las lecturas de los discursos realizados a partir de las CONSULTAS hechas por las organizaciones internacionales, veedoras del cumplimiento de los Derechos humanos y en especial de los Niños, que son quienes más reciben el impacto de las guerras y de quienes de alguna manera se han ido sensibilizando con lo que a diario se ve en las noticias o lo que escribí al principio, y del  agradecimiento a quienes se sintieron colombianos y partes de este cuento de la construcción del mundo que disfrutaremos en unos años con nuestros niños y que dieron viabilidad, al menos en el discurso, sentar un precedente ante lo que esta guerra sin sentido está ocasionando a nuestra patria, y no a los pocos que en su omnipotencia y pretensiones de dios se han adueñados de nuestra patria sin hacer relativamente nada.

Por ello es clave romper con los sofismas de creer que aquí en Colombia no está pasando nada, porque en nuestra cotidianidad universitaria de Niza a otros barrios o pueblos no escuchamos las ráfagas, detonaciones y los gritos, que si escuchan y padecen nuestros hermanos colombianos de los pueblos que nos dan la papa y los alimentos con los que gracias a Dios nutrimos nuestros cuerpos para comprender la realidad nacional.

Creer que 200.000 póngale 1 millón,  son más que 45 millones, incluyendo los niños de los que en tantas ocasiones nos han dicho que de vez en cuando escuchemos, y que el Padre Horacio Arango, SJ. en su discurso el Conflicto Armado, bellamente nos los describe como consenso en los procesos de paz, hasta los niños traumatizados por las guerras, sea porque fueron enfilados, o porque padecieron con sus familias al drama de ser desplazados, nos dan el ejemplo del perdón, el afecto, la amistad, el poder mirar a los otros con igualdad, sin desprecios ni pretensiones superioridad, que esos 200.000 o millón en alguna ocasión perdieron su inocencia a causa inclusive del gobierno, otros 300.000, y que por sus historias de vida piensan que repitiendo el ciclo de violencia y de venganza en toda una patria van a lograr sanar las heridas que en sus vidas recibieron.

No es de pensar que es así, con violencia como solucionamos las cosas, ya que los estudios nos han demostrado los impactos que han ocasionado, no solo en Colombia sino en todo el mundo, los efectos de una guerra que ya estamos padeciendo, pero tampoco es de pensar que no haciendo nada, ni dando de comer, ni vestir, ni de recreación, ni de expectativas a explorar la creatividad de nuestros jóvenes y profesionales se van a solucionar las cosas. Ni tampoco creyendo que depositando el peso de nuestra patria en unos pocos, sea guerrilla, paramilitares, gobierno, ejército, policía, cruz roja, ongs, etc, se da la solución de nuestros conflictos. Es en la concientización de todos y en el apretarnos el cinturón y amarrarnos  bien los pantalones para exigir que unos pocos, que necesitan de nuestra ayuda, actúen como niños malcriados que con hacer la pataleta nacional se les va a dar todo lo que piden.

Esto no puede ser así, necesitamos comenzar a formar a nuestros nuevos gobernantes como unos buenos padres y madres que sepan brindar a todos los hijos de esta nación colombiana lo mejor que necesitan con libertad y autonomía, pero que sepan también corregir y orientar con amor exigente en el momento cuando por su niñez e inmadurez crean que las cosas solo tienen que dárselas cuando quieran, sino que también aprendan a conseguirlas y valorarlas cuando las tienen.

Es decir, los millones restantes al conflicto dejamos tanta conformidad y permisividad exigiendo y dando lo mejor a los que nombramos como nuestros gobernantes, con la claridad de que solo están cumpliendo una función que el mismo pueblo necesita, y no es el pueblo el que se somete al gobernante como ha sido la concepción y la lucha de poder, sino que lo elegimos como un servicio que ayude a equilibrar los recursos de todos.

Por tanto mis amigos guerrilla y paramilitares, es válida la defensa del pueblo que dicen querer hacer, pero no se puede permitir que sea a base de sangre y destrucción, sino pelándonos las manos de trabajo y dando autoridad moral, esto va para la iglesia, “Todos”, como se debería formar a los niños, como debemos comenzar a hacer patria. Y si lo que quieren es poder con mucha pena les decimos que somos más, y aunque no tenemos una propuesta clara para toda la nación, la de ustedes tampoco nos sirve, sino que entre todos debemos realizarla.

UN MUNDO EN EL QUE QUEPAMOS TODOS / FORMACIÓN EN GRUPOS

UN MUNDO EN EL QUE QUEPAMOS TODOS

FORMACIÓN EN GRUPOS / FUNDAMENTADO EN EL LIBRO EL JUEGO Y EL ARTE DE SER HUMANO

Elkin Páez Chingal

Mayo 19 del 2001

Cuan difícil es expresar para un individuo un sentimiento, una palabra, un pensamiento, cuando se sabe que va a ser recibido por otro, que tiene su propio sentimiento, palabra, o pensamiento. Es un individuo que deja de ser  uno para ser dos, y dos con otro que ya son más y juntos todos conforman un todo y una agrupación diversa, variada.

Son juegos de palabras pero que en la realidad de la interacción hacen mucho más compleja esta relación del uno con el otro, y otro y otros más que comparten un mismo espacio y una misma posibilidad de todos juntos poder estar, en ese mismo espacio y tiempo similar.

Cuando se habla de grupo, se viene a la mente la reunión de personas que comparten un mismo fin, fin que es el desarrollarse dentro del mismo y alcanzar  objetivos comunes. Dentro de este se experimentan vivencias que enriquecen las relaciones con un cúmulo de sentimientos, pensamientos, recuerdos, acciones, del mismo con el otro, y ese otro que va ampliando su definición hacia un concepto más específico, en cuanto al tipo de relación y afinidad que se establezca y el tipo de contacto que se dé.

Pero, ¿qué hace de especial  el que se esté hablando de grupos?, y ¿por qué entonces se habla de formación en grupos?, ¿qué dificultad existe en la formación de los mismos, cuando ya se sabe que se trata de la unión de más de dos personas que comparten un mismo fin?.

Desde el plano conceptual, por lo menos por ahora, no representa ningún problema, pero cuando se pasa a la realidad y se observa que no estamos hablando de palabras de otro y otro que se juntan, sino de personas que se juntan, cambia la cosa, porque deja de ser un problema de palabras juntas, para encontrar las palabras justas que nos hablen de lo que es en sí un grupo y añadiendo, todo lo que se vive en este.

Por ello, paso a expresar mi propia experiencia, donde mi yo interactúa con el otro, y observo que desde el plano conceptual existen muchas vivencias, en mi respectivo grupo, de gran riqueza y variedad, que me hacen difícil una definición en palabras cuando la experiencia las sobrepasa, y más aún, cuando en mi misma definición caigo en cuenta de dar respuesta a que grupo específico me estoy refiriendo, o cual es el sentido y finalidad que pretendo, ya no solo de un grupo, sino a los determinados grupos a los que pertenezco, buscando entonces, si hablo en este plano de escribirle al grupo en general, las palabras más adecuadas para referirme a este.

Sigo con este juego de palabras, como una forma de expresar la experiencia tenida con el libro el juego y el arte de ser humano, en donde experimentaba con emoción como la palabra bien encausada, era capaz de desenmarañar el vivir humano, precisamente en palabras, y un cúmulo de  vivencias escritas que explicaban variedad de formas de interacción en cada grupo humano, y cómo la palabra misma cobró tal fuerza en el curso humano, de su juego eterno, como el medio para conservar la existencia misma del grupo, a través de este elemento vital de la palabra, como el medio de comunicación donde uno y otro establecían contacto y la relación de cercanía o lejanía, cuando no había una suficiente capacidad de comunicación.

Claro, solo me he quedado con las palabras, ¿dónde quedan los demás elementos con los que el hombre hace que realmente se sienta en grupo, como las emociones, las sensaciones, los sentimientos, los pensamientos, disertaciones e imaginaciones, eso desde el plano interno del sujeto, ¿y el cuerpo mismo, como expresión externa, en todas sus dimensiones, y palabra añadida pero sin la cual no habría posibilidad alguna de grupo, ya que se podría, desde mi experiencia con el otro, que se necesita del cuerpo como elemento vital con el que puedo establecer contacto directo con el otro y experimentar ahora sí aquellas sensaciones y pensamientos que buscan definir mi experiencia con el otro y que las hago según como hayan sido escritas en poemas, relatos, prosas, crónicas, proclamas, cuentos, etc, y el pretexto que dio para utilizar infinidad de formas que el hombre en su juego mismo y arte de ser humano ha encontrado para definir su relación con el otro, por ahora que es el tema a tratar. Me  pregunto incluso, como otro punto a ver y que se me ocurre, ¿si he de necesitar de este cuerpo para conformar un grupo?.

¿Por qué utilizar en este caso las palabras?, elemento creado en el juego y el arte de ser humano, capaz de conformar un grupo – concepto con el que estamos definiendo lo que aparece al principio – , o por  el contrario destruirlo todo como expresión de reclamo o en el caso nuevamente contrario, conformarlo por la buena o mala comunicación existente.

Si el problema para que exista un grupo es solo de palabras, y aportando al título de este escrito, que es mi intencionalidad dejar plasmado, solo bastaría, para el juego y el arte de ser humano, que no puede estar solo y necesita del otro y otros conformando un  grupo, encontrar las palabras adecuadas para ello y se acabaría el problema.

Pero como lo dije, ¿será solo un problema de palabras? Acaso no es más bien un  problema de significados y que desde mi experiencia en el grupo, se interprete de cada palabra?, ¿pero acaso el otro y los otros no tienen sus propios significados a las palabras que utilizan para definir sus propias experiencias?.

¿Qué problema no?, Claro que ya está solucionado, para que no nos asustemos, y en esto está el sentido más vital del “grupo”, que no voy a definir pero que sí concretizo, como el verdadero entendimiento y concordancia, más nuevas palabras que añado y que si se quieren definir pueden ser consultadas en el diccionario, que garantiza su existencia en la posibilidad de relacionarse con el otro. “UN LENGUAJE COMÚN A TODOS”.

 

Hasta ahora tampoco hay nada nuevo, es decir que un grupo es aquel que comparte un mismo lenguaje, pero si hago nuevamente referencia al título, de ¿por qué expreso entonces, formación en grupos, un mundo en el que quepamos todos?,   que no es planteamiento nuevo, pero no se ha solucionado.

¿Qué fragilidad estoy encontrando en la definición de grupo cuando hablo de mundo y que quepamos todos?, o ¿acaso no será que en mi intencionalidad por acomodar esta idea de grupo, no esté utilizando palabras adecuadas, o las utilice sin un orden lógico establecido que de validez a lo que estoy diciendo?.

Bueno ese no es el punto, bueno si, lo que sucede es que si todo grupo, para serlo tiene en común el lenguaje, y si ya no vemos el grupo como un espacio reducido, es decir para los que comparten el mismo lenguaje, ¿cómo garantizar que una variedad de lenguajes, (que en este caso hice referencia netamente a la palabra) dé la posibilidad de existencia a cada grupo, en su lenguaje propio, pero en el lenguaje común que no busque afectar al otro, añadiendo para esto palabras como la intencionalidad, el desarrollo, las necesidades, progreso, justicia, paz, el futuro, etc, palabras simplemente, pero que han ocasionado guerras y la destrucción de grupos humanos, en su afán por imponerse unos a otros, cuando finalmente y en uso de la palabra, lo que buscan en sí es un espacio propio en el que quepan todos, claro es el problema de la globalización, otra palabra que demuestra el problema del lenguaje en el arte del ser humano, pero que no que no pongo como título, porque no es mi interés resaltar, quedando abierto el espacio a las palabras de todos y no solo las mías.

Gracias por este espacio de lenguaje para poder expresar le necesidad como individuo en grupo de tener un mundo en el que quepamos todos.

POR LA CONSTRUCCIÓN DE UN PENSAMIENTO AUTÉNTICAMENTE LATINOAMERICANO

PENSAMIENTO Y FILOSOFÍA LATINOAMERICANA

MAYO DE 1999

 

Decir que por nuestras mentes circulan corrientes de pensamientos e ideas filosóficas originales, y que a su vez estas hayan sido alimentadas por el impulso ideológico de un cerebro  auténticamente latinoamericano, puede parecer para muchos, más que un atrevimiento, una fantasía, que atenta contra los parámetros establecidos de pensamiento, cultura y filosofía  mundial, para los cuales lo nuestro no es sino la mera copia y el leve intento de querer semejarnos a aquellos que sí producen y han producido conocimiento filosófico a lo largo de la historia.

¿Y cuáles son esos parámetros de pensamiento, cultura y filosofía mundial, para los cuales nuestro pensamiento filosófico e ideológico no es válido?, ¿Qué es en sí pensamiento mundial y/o universal?, ¿Qué función cumple el crear conciencia de  tener que encontrar  nuestra Identidad Americana y humana para comenzar a hablar de pensamiento “Latinoamericano?”, ¿Cuáles han sido algunas de las expresiones y exponentes de nuestro pensamiento, que han entrado a quedar subvaloradas o discriminadas frente a las corrientes y exponentes del pensamiento universal tradicionales como la griega, la alemana, francesa por decir algunas?, ¿Cuál ha sido y puede ser nuestro aporte al pensamiento universal, y el camino que hemos de tomar para ello?.

Fueron estas preguntas, y muchas otras inquietudes, que me surgieron en un primer escrito que hice, respecto a este tema, en el curso de Pensamiento Latinoamericano, y que me llevaron  a considerar la necesidad de tener que darles respuesta, para ponerle orden a este texto, y resaltar así la esencia de lo que quiero exponer como mi tesis, y que expongo a continuación.

Nosotros, como pueblo americano, tenemos la necesidad imperiosa de configurar la Identidad de nuestro Continente a partir del sincretismo y pluralidad de sus gentes y naciones; saber quiénes somos, la razón de ser y actuar de nuestra humanidad[1], bajo la mirada y óptica de pensadores y filósofos autóctonos; capaces de superar el relegamiento y discriminación a los que ha sido sometido nuestro continente  por el resto mundo  y sus propias gentes que han carecido de la educación, formación, sentido de esfuerzo, trabajo, unidad y   pertenencia por su terruño americano, que los hace “ciudadanos del Mundo”; elementos estos necesarios para sentar un precedente de pensamiento filosófico, que no hemos tenido,  pero que se hace cuantioso tener a la hora de dar respuestas al mundo,  y ubicarse dentro del mismo con ecuánime posición en estos procesos modernos de globalización[2], para los cuales América no puede quedar atrás.

 

Y para hacer más claro lo anterior, concreto mi tesis en el siguiente mapa conceptual:

 

                 PENSAMIENTO                                                          IDENTIDAD

MUNDO

 

                CONSTRUYAN       PENSADORES AUTÓCTONOS CONFIGUREN

          

AMÉRICA

 

REFERENTE AL PENSAMIENTO UNIVERSAL

Comencemos diciendo que se puede hablar de pensamiento universal en la medida que éste tenga marcos referenciales teóricos y experienciales de todo lugar, y que a su vez sea congruente y con posibilidad de aplicarlo y explicarlo en todo lugar[3].

 En otras palabras, lo que quiero decir es que, cuando me pregunto qué es pensamiento, me respondo haciendo referencia a la posibilidad  que tiene el hombre de reflexionar el mundo que le rodea, establecer y emitir juicios de él y dar posibles explicaciones y respuestas a los fenómenos que van ocurriendo ad Intra del hombre y fuera de él, gracias a la razón y a la posibilidad que tiene para interactuar  consigo mismo, el otro y lo otro.

Asimismo, este pensamiento se va haciendo universal en la medida que recoge el mismo sentir de otros hombres respecto a las mismas inquietudes, aceptándolo como propio para un mismo lugar y tiempo y todos sus miembros, y luego, con el evolucionar del tiempo y la ruptura de fronteras se va expandiendo por todo el mundo, llegándose a aceptar, imponer, rechazar o serle totalmente indiferente. Es el caso de los grandes hombres que han logrado perpetuar su nombre y sus escritos u obras, y que conocemos como filósofos, caudillos, etc, para los cuales el mundo mismo les sirvió y les hizo escuela gracias a su pensamiento, y otros tantos que con su pensamiento han gobernado en el mundo y administrado el conocimiento que del mundo se han prodigado.

Explicando más sobre pensamiento universal puedo decir que este ha de tener puntos de referencia, es decir puntos de comparación que permitan que la idea de un sujeto, coincida con otro tipo de ideas de otros sujetos, de otros lugares, y que a su vez, este conjunto de ideas, estén en la capacidad de explicar el objeto pensado de una manera acorde a todo lo que se ha pensado respecto a dicho objeto.

Al hacerse este proceso mental y de pensamiento, se van formando las teorías, que recogen una suma de ideas, pensamientos, que nos dan un marco referencial y estándar de que eso que se pensó es igual o aplicable para todo lugar. Claro que este tipo de concepción no tiene en cuenta que el pensamiento y la aceptación no es el mismo para todos, pero es válido y universal porque se reconoce y se acepta como una manera de explicar y responder a las inquietudes que el hombre se ha hecho a lo largo del tiempo, como ha sido su pregunta sobre el origen y por qué de las cosas.

 Hago la aclaración, de que estoy hablando de una concepción de pensamiento general, como aquella capacidad inherente del hombre que le permite reflexionar el mundo, discernirlo, emitir juicios de él, cuestionarlo, darle respuestas y no de cómo se da o se produce, tema que me llevaría ha efectuar una teoría del conocimiento,  y retomar  formas de organizar y establecer nuestro proceso mental del  pensar actuales; como lo plantean los Zubiría con sus Mente Factos, que establecen que el pensamiento se da en la medida que se van conformando las nociones, los conceptos, y de estos una mejor asimilación para poder conocer de manera lógica. O el planteamiento de Edgar Morin  y su Pensamiento Complejo o complexus, que  reflexiona el pensamiento con el ser mismo del hombre  que se mueve en tres dimensiones:

–          Dialógico: Como la dualidad, en el seno de la Unidad,  que presenta y vive el hombre entre el orden y el desorden y su doble estado de ánimo entre la vida y muerte, alegría y tristeza que juntos lo conforman en una Unidad, el cual se obliga a tener que pensarla en ese dualismo, estableciendo el mismo pensamiento concepciones dialógicas, que son contrarias en si mismas. Para lo cual pongo el ejemplo que me presentaron en una charla y video sobre este tema con el Quijote, en el cual este personaje, solo era posible en la dupleta de dos personajes distintos Quijote – Sancho los  que conforman su Unidad, sin el uno o el otro no se da el Quijote. Otro ejemplo lo tenemos en el mismo Kant, el cual explica y manifiesta como la misma razón entra a cuestionase en contradicciones al tener que explicar los tres conceptos fundamentales que son el Yo, el Mundo y Dios a través de tres reflexiones que en si son dialógicas, como son los paralogismos, las antinomias o  incompatibilidades y la Idea de Dios.

–          Recursividad organizacional:  Que compara el pensamiento como un remolino, en el cual el hombre está en un constante dar vueltas sobre la búsqueda de causas y efectos de todas las cosas. Y como el pensamiento se da  en ese remolino de la consecuencia de un pensamiento que lleva a otro y este a otro y así sucesivamente, en un proceso recursivo de organización de su propio conocimiento, en un proceso mental y de relación sujeto – objeto.

–          Ologramático: Este consiste en que no se puede concebir al Todo  sin la parte y la parte sin el todo, pero como el pensamiento encuentra en la parte el todo, y con una parte construye todo un conocimiento, es capaz de percibir el mundo en sus partes y encontrar en él, el todo de lo que es aquello que quiere explicar.

 En resumen, ya que tan solo mencione los tres aspectos que este autor entra a exponer de su teoría de Pensamiento Complejo, me basta decir que nuestro pensamiento abarca una dimensionalidad bastante amplia, que permite al hombre diferenciarse de las demás especies, en su sistema complejo llamado pensamiento que es inherente a la complejidad misma del hombre y lo que es en sí mismo y en su actuar,  el cual es necesario comenzar a entender para poder comenzar a hablar de lo que es y en qué se fundamenta nuestro Pensamiento Latinoamericano.

 

REFERENTE AL PENSAMIENTO LATINOAMERICANO

 Ahora, luego de haber desviado mi atención del tema inicial sobre nuestro pensamiento latinoamericano y explicar algunas pautas y parámetros del pensamiento universal  que consideré necesarias plantear para argumentar lo que posteriormente hablaré de lo “nuestro”, pensamiento latinoamericano, lo retomo diciendo que, aún nuestro contexto latino no se ha puesto a la altura en cuanto a un pensamiento filosófico  que le haya dado al mundo una gran explicación del mismo en cuanto a sus causas, esencia, el por qué y todo lo demás que la filosofía tradicional se pregunta sobre el origen y funcionamiento del mundo. Aunque si se ha destacado desde otros campos del pensamiento como el científico, literario, dramático, (que no nos atrevemos a reconocer y aceptar por ser de nuestros países y no venir de afuera.)

Con lo anterior confirmamos, si es posible decirlo, que no tenemos filosofía latinoamericana que explique el mundo y configure un estilo de pensamiento tal que lo distinga y lo posesione en el mundo. (Porque aún me queda la inquietud si solo es pensamiento y puede ser filosofía, lo que es aceptado por todos, cuando ni siquiera nosotros aceptamos lo nuestro); Aunque sí tenemos una manera de ver las cosas y que son en sí los parámetros que conforman nuestra “Identidad Latina”, de lo que somos, como un pueblo que aún no logra saber quien es y explicarse tantas cosas que desde su sincretismo antropológico no ha logrado poner de acuerdo, y que por tanto, hacen necesaria e indispensable la posibilidad de poder contar con pensadores autóctonos que sepan orientar y pensar por lo nuestro.

 

NUESTRO PENSAMIENTO E IDENTIDAD LATINA

En el primer párrafo afirmaba, mejor aún, cuestionaba si por nuestras mentes circulaban ideas originales y propias  que dieran una directriz a nuestro  pensar y actuar, que sirvieren a su vez de modelos para el mundo, pero esto ha sido tomado como algo atrevido y ambicioso afirmar. A lo que quiero llegar es al reconocimiento de nuestro pensamiento, que solo se da y se trasciende en la posibilidad  de hacerse filosófico,  en la medida que éste entre y sea consecuente con una Identidad que le permita una mejor relación con el mundo que le rodea. 

 No tenemos filosofía, lo expresaba en el  anterior párrafo, porque en conclusión, ésta se  da en una expresión mayor del pensamiento que se otorga por una Identidad consecuente con dicho pensamiento.

 Pero negar que pensamos, que tenemos  nuestra manera de ver las cosas tampoco se puede obviar, y esto es algo que debemos recuperar desde el vacío mismo de no tener en claro cuál es nuestra identidad y el sentido mismo de nuestro ser Americano, que se ve reducido  a un despectivo Latino, que nos recuerda y remonta a  una parte de nuestros orígenes en los romanos y españoles y a una parte de lo que es nuestra identidad perdida en su inexistencia.

 Una inexistencia que veo reflejada en el absurdo de lo que este subtítulo, “Nuestro Pensamiento e Identidad Latina”, intenta explicar y que en sí mismo se hace incongruente citar desde cualquier óptica, porque el parecer y el sentir de nuestros pueblos que se quejan y se humillan ante la moda y saber de los países poderosos, es que no se posee; esto,  si queremos reflexionarlo o pensarlo desde alguno de los elementos  del mismo título, cuando hablemos de  lo que es lo “Nuestro”, o “Identidad”, o “Pensamiento”, o “Latino”.

 Por ejemplo, si tomo la palabra pensamiento, me enfrento al problema de tener que saber que es pensamiento y luego de investigarlo e indagarlo, como lo intente  mencionar en lo referente al Pensamiento Universal, he de llegar a la conclusión de que este ha de ser tomado como un proceso mental superior solo atribuido a la humanidad, por tanto, también a nosotros los que vivimos y somos originarios de este continente y parte del globo terráqueo, a los cuales, niños, jóvenes, adultos, ancianos, hombres y mujeres no se ha  formado  y hecho caer en la cuenta, de que tenemos la facultad de  ejercerlo (el pensamiento) y recibir su gracia, que desde la creación nos fue dada  y la evolución desarrolló, permitiéndonos vivir y habitar esta tierra americana relegada a un tercer plano cuando se compara  con las naciones que sí las piensan como objetivos a sus intereses particulares, (como es el caso de EE.UU. con nuestro petróleo y los recursos naturales, España y Europa en su momento con el “Descubrimiento”, Conquista y Colonia y otros casos para quien lo quiera investigar).

 En cuanto a las palabras Identidad y Latina puedo decir y cuestionar  en ¿Por qué tenemos que ser el punto de discriminación  en vez de diferencia con los demás continentes?.

 Ejemplo de esto está, en ¿por qué tenemos que ser el Nuevo Continente y no el Antiguo, o por lo menos si iguales cuando hace millones de años todos los Continentes estábamos unidos en un uno solo?. ¿O cuando nuestros primeros pobladores eran los mismos que los otros continentes cuando pertenecían  a las culturas asiáticas  que traspasaron la distancia que separaba a ambos  Continentes por el Estrecho de Bearing según algunas teorías o navegando el pacífico según otras?. ¿O por qué sentirnos subdesarrollados cuando en nuestro continente florecían antes del “descubrimiento”  grandes civilizaciones como la Maya, la Azteca, la Inca que tuvieron grandes avances científicos y de construcciones de acueductos mejores que en otras regiones del mundo, o grandes descubrimientos astronómicos y de matemáticas y cuando tenían su propia organización social quizás mucho mejor que la nuestra?. O ¿Por qué decir que fuimos descubiertos cuando nuestro continente siempre ha permanecido en el ser de sus habitantes autóctonos, y hablar más bien de un encuentro de dos culturas,  de igual naturaleza humana, pero desconocidas la una de la otra?.

 

IDENTIDAD LATINA Y/O SINCRETISMO CULTURAL

Las afirmaciones y cuestionamientos anteriores de nuestro ser Americano y Latino me llevan a reflexionar también, que es cierto que mucho de lo nuestro, a lo largo de los siglos, ha sido el resultado del sincretismo de una serie de culturas que se han ido mezclando y colando desde el Descubrimiento hasta nuestros días, esto sin tener en cuenta las culturas indígenas y su posesión inicial de estas tierras, denominada América por sus “descubridores y con diversos nombres por sus habitantes originales, e interpretado de diversas maneras por quienes fueron traídos a la fuerza o los que se han establecido libremente en busca de oportunidades en el tiempo de la Conquista y la Colonia, donde los “invasores” o “descubridores” para quien mejor lo quiera, impusieron su pensamiento como nuestro americano, sin respetar el que ya poseían quienes también  hacían parte de esta hecatombe.

 Toda esta crisis y revuelta ocasionó el desmembramiento cultural de las propias tradiciones que cada actor[4] protagonista de esta historia, que es la nuestra[5] como americanos, poseía antes de hacer esta película que podríamos titular “en Búsqueda de la Identidad Perdida”, donde las maneras de ser y pensar el mundo por los protagonistas, se juntaron en la conformación de un Continente sin Identidad, y si la tiene, perdida en lo que algún día fueron sus habitantes originadores y que ahora no podían seguir siendo los mismos, porque ya son otra cosa, en un contexto determinado que es la que deben descubrir, si se quieren acomodar a su condición actual de ser una gran  nación y pueblo, mezcla de muchos otros.

 Y para quienes hemos nacido aquí y de todos ellos… nos queda el dilema existencial de saber quienes somos, y hacia donde vamos, complejidades que en sí mismas tendrían que ser la razón de ser una filosofía latinoamericana, que estoy seguro no hemos tenido, pero que debemos encontrar, siendo el tema de nuestros filósofos autóctonos de todas y cada región de nuestra gran América.

 

CARACTERÍSTICAS DE LA IDENTIDAD DE NUESTRA GENTE AMERICANA

Hemos mencionado bastante la palabra Identidad, pero ahora se hace necesario saber las características de esta Identidad en nuestras gentes americanas en el llamado  contexto “latino”, la cual, incluyéndome, tiene rasgos generales[6] de ser sencillos, nobles e ingenuos, aunque casi siempre quieren aparecer como gente avivata; capaz de “darle en la cabeza” a cualquiera en cuestión de negocios, aunque no sepan el valor y administración de sus recursos y vivan endeudados con quiebre y pérdida de sus empresas y entes estatales, en los malos manejos  y corrupción tan tipificados por las leyes pero poco sancionada; esto si hablo  de los malos manejos  en las altas esferas gubernamentales, pero que igualmente se da en el común de la gente que malgasta su dinero y vive a “gatas”, con su poco sueldo para atender sus necesidades básicas.

Características americanas de su gente fuerte y peleadora, capaz de hacer lo que sea  por no “dejársela montar” y defender sus derechos, aunque tan solo sea por el impulso de un patriotismo superficial que le fue herido en su susceptibilidad nacionalista  o regionalista, pero que no pasa de ahí cuando se trata de exigirse a actuar y vivir conforme a ese arranque que en algún momento los llevó a denunciar y atacar los régimen que oprimen a sus patrias.

 Planteamiento este que  en su esencia refleja el libro las Venas Abiertas América Latina en su fundamentación comunista, pero al cual lo confronta el hecho de ser conscientes de que no solo basta con atacar,  sino en construir y edificar a partir de una nacionalidad e identidad bien definida, por la cual no hemos luchado, pero si hemos perdido por nuestra ineficacia y queja, como lo denuncia Plinio Apuleyo Mendoza en “el Perfecto Idiota Latinoamericano”.

Gente que se las sabe todas y no necesita de cualquier “Proferucho” que les dé lecciones de cómo se deben hacer las cosas, aunque viva el más alto porcentaje de analfabetismo y baja calidad en su educación y formación; que gusta de lo mejor sin necesidad de esforzarse creyéndose saber  que pueden conseguir las mismas y mejores cosas sin necesidad de pensar, estudiar y trabajar tanto; que anda a la moda, aunque tenga que en práctica empeñar lo que ni siquiera tiene.

Que se deja  explotar por miedo a perder las seguridades que hasta ahora le han dado el sustento; que sufre, llora y padece con resignación y paciencia el dolor humano de sus gentes, que se ven sometidas a la explotación o violencia guerras o indiferencias internas, denunciadas en nuestra literatura por grandes libros como Cien Años de Soledad, la Vorágine, Huasipungo, la Araucaria, Doña Bárbara, Colombia Amarga, Teología de la Liberación, Documentos del CELAM, por decir algunos, incluso aquellos que observamos en las mismas noticias;

Gente que trabaja y trabaja y….nada, siguen en la misma miseria. Que es capaz de armar una  Revolución, aunque sea en el ensueño de un mundo más justo producto del servicio a un régimen capitalista, partidista, comunista o demócrata y que sé yo,  que ni tan siquiera conoce si le es bueno o malo, ni le es propio de sus pensadores autóctonos, sino copiados de modelos europeos o norteamericanos, pero que adopta y disgrega en el dualismo de los que le siguen y los que lo rechazan, en lucha interna  e ideológica.

Y finalmente el que es indiferente a todo porque ha perdido o no ha tenido el sentido de colectividad y bien común, siendo el “yo” y la individualidad lo que ha enmarcado todos sus actos y pensamientos, ya que no existe verdadera conciencia de lo que es el otro y lo que juntos “representamos”, aunque en verdad no neguemos un favor a quien lo necesite.

 No me responsabilizo del todo de estas características de hombres americanos como únicas, ya que cierran y niegan toda la pluralidad de nuestras gentes y sus nacionalidades; encasillándolas también, a una visión de hombre americano  que hasta en su nombre se ve sesgada y dividida en latino, que de ser así tendría que recoger todos los países de esta ascendencia en su lenguaje y cultura por sus conquistadores y colonizadores, como son Canadá, Estados Unidos, las Antillas, hasta la Patagonia. O si queremos podríamos llamarla Hispanoamericana, pero ¿qué pasa y donde quedan Brasil y los demás países de habla no hispana que hacen parte de esta gran América?, haciendo falta igualmente incluir a España a nuestro pensamiento americano, por ser el origen de nuestra habla.

 Finalmente llamarnos por el término de  Americanos, que es el que nos pertenece y debe identificarnos, pero que nuestro menosprecio solo se lo ha atribuido a Estados Unidos, como si fuesen los  únicos dignos de llamarse así por todo lo que han logrado conseguir a pulso hasta convertirse en primera potencia mundial, siendo igualmente americanos como nosotros. Aunque claro, podríamos escudarnos en que ellos si son americanos y poseen su identidad bien definida porque fueron conquistados por una cultura más avanzada y desarrollada, que la que nos conquistó a nosotros, por lo cual pudieron progresar más rápido; y como nosotros no tuvimos esa gracia, “por eso somos así”, además, como si fuera poco, nos hemos visto explotados por este país al que llamamos americanos siendo manipulados a sus intereses, como nos ha ocurrido con los europeos desde la conquista y la colonia. Puntos estos que manifiesta el uruguayo Eduardo Galeano en la Venas Abiertas de América Latina.

Pues no se trata de atribuirle nuestras desgracias a culpables externos y pasados, el hecho es que existimos en este contexto americano y estamos obligados  a encontrar la realización dentro de él, al igual que nuestro desarrollo pensado por nosotros mismos. Punto que cuestiona y desarrolla el colombiano Plinio Apuleyo en su libro el Perfecto Idiota Latinoamericano, en uno de sus capítulos titulado, “Somos Pobres, la Culpa es de ellos”, donde cuestiona la incapacidad para reconocer nuestras propias fallas internas en el manejo de nuestros recursos por la corrupción y malos manejos, públicos, políticos, estatales e indiferencia que la mala formación ha ocasionado a nuestras gentes, quienes igualmente se afianzan en esta actitudes; y mas bien aprender a este país americano y otros tantos del mundo como Japón y Alemania, que han pensado para saber para que sirven las cosas y los recursos con los que cuentan, logrando sobreponerse incluso a su destrucción por las guerras mundiales  y desarrollarse rápidamente llegando a ser potencias mundiales.

 Todo esto, por la Unidad y criterio de Identidad que los llevó  a sentar su precedente ante el mundo, de su validez como grandes naciones que si sabían pensar por lo de ellas.

 Tampoco se trata con lo anterior de querer generalizar la Identidad particular de cada pueblo a un molde  de Identidad de un hombre americano estándar, al cual todos nos debemos ajustar.   Esto es absurdo y contradictorio con  la búsqueda de lo que pretendo cuando hablo de Recobrar nuestra Identidad, ya que esta, para mí ha de ser el matiz particular que caracterice a cada individuo y cada pueblo en su Singularidad[7]  dentro del Gran eje  del Ecosistema Humano[8], en el cual divergen una infinidad de biodiversidad de seres humanos que comparten el mismo hábitat, llamado América, y  al que han  de tener sentido de pertenencia por ser este el punto de unión que los Identifica, como un gran continente, ante un gran mundo al que igualmente pertenecen, pero cuyas particularidades los hacen únicos y de cuantiosa riqueza para este mismo mundo.

 

EXPRESIONES DE NUESTRO PENSAMIENTO LATINOAMERICANO

Me gusta que mi mente aflore en este mi pensamiento latinoamericano, que no deja de ser sino eso, un pensamiento, un susurro mental e ideológico que no puedo definir que es, pero que pretende rescatar rasgos del substrato filosófico que muchos pensadores nuestros; en su mayoría literatos, entre los cuales tenemos a los autores de libros referidos en páginas anteriores de escrito y otros que exaltan la belleza de estas tierras en sus poesías o prosa como Guillermo León Valencia, Rubén Darío, José Eustacio Rivera, Gabriela Mistral, Octavio Paz, etc.; otros cantantes; o periodistas como Germán Castro Caicedo, Juan Gosaín, o noticieros y compañías de televisión que en sus noticias y programas dan a la gente lo que tienen que pensar para una semana según el rumbo que el gobierno o los intereses de turno dictaminen.

Idea esta que nos puede corroborar en una fuerte crítica, uno de los Escolios del filósofo actual colombiano, claro solo reconocido como filósofo en Alemania porque en Colombia ni se menciona y recién fallecido Nicolás Gómez Dávila, de quien más adelante hablaré, quien dice que “El periódico recoge la basura del día anterior para desayunarnos con ella”. Esto por tomar otro tipo de expresión de pensamiento de un americano.

Qué tal si habláramos del pensamiento de los políticos y caudillos, como los que incursionaron en la campaña libertadora y ejemplo máximo tenemos en Simón Bolívar, o actuales como Gaitán, Galán, Che Guevara, Jaime Pardo Leal; o grupos revolucionarios y guerrilleros tan característicos en nuestro continente; y otros representantes de estas expresiones que se me escapan, pero que han intentado identificar  y expresar a lo largo de sus escritos, con un sentido crítico y pesimista, a manera de anuncio de la necesidad de recuperar nuestra patria americana por la justicia y equidad nacional, y denuncia por la explotación real que vivimos, escasas oportunidades de realización plenas para todos y desintegración total de un punto de referencia que nos pueda identificar como una sola nación y nos deje descansar de la absurda lucha regionalista, que irrespeta y subvalora a cada cultura en lo que es y enriquece a su propia nación, lo que ha impedido que ocupemos un lugar valioso en el mundo por lo que somos y al cual todos los continentes, países, estados, departamentos, ciudades, barrios, cuadras, casas, hogares, e individuos tenemos derecho, aunque parezca utópico y halla mucho que trabajar.

Salvo excepciones a lo anterior, hay los pensadores, (en su totalidad son prácticamente anónimos), que construyen y sobreviven a sus trabajos y vidas fuera de las reflexiones que estamos haciendo en estos momentos sobre ellos   y nosotros mismos y que solo esperan alcanzar su sustento para mantener sus hogares, o responder a sus estudios, sin perder la ocasión y circunstancia de divertirse y salirse del tedio de las conceptualizaciones y charlatanerías de lo que es el mundo y nosotros mismos; sintiendo la necesidad práctica de no pensar en ello, porque resulta más fácil soportar lo que denunciamos en nuestros escritos que tener que identificarnos como nación que clama pero que debe aportar a sus soluciones de necesidades, buscando lo que somos y construyendo ahora sí y con lo que tenemos de gran  riqueza y herencia cultural de quienes fueron nuestros progenitores de este continente y nación, la realización y desarrollo en todos los campos que nuestra humanidad mundial nos demandan en educación, economía, ciencia, religión, convivencia, y campos connaturales de nuestra razón de ser de hombres.

 

EDUARDO GALEANO VS PLINIO APULEYO POR NUESTRO SER Y PENSAR AMERICANO

Quiero a partir de ahora dar una direccionalidad en mi escrito respecto a “Nuestro Pensamiento Latinoamericano”, y centrarme más a los trabajos que me pidieron, y que no he hecho propiamente, respecto a encontrar y definir cual es dicho pensamiento, sus vestigios en América y en definitiva que y cual es; a través de  la lectura   de Huasipungo, Siervo Sin Tierra, la confrontación  de Las Venas Abiertas de América Latina  con  “El Perfecto Idiota Latinoamericano”, finalmente extraer el pensamiento de un filósofo colombiano, Nicolás Gómez Dávila, reconocido en la historia filosófica de Alemania; y dos textos que dejo pendientes en este escrito, pero ahora mencionados y de fundamental importancia, como son: “La teología de la Liberación”, y los Documentos de la Conferencia Episcopal Latinoamericana, CELAM, de Río de Janeiro, Medellín, Puebla y Santo Domingo, elaborados en este orden y que recogen una serie de prioridades de nuestro continente y su razón de ser dentro de su naturaleza de Iglesia y Pueblo de Dios. En sí, se trata de recoger el pensamiento de estos autores como algunas expresiones o representantes de lo que piensa nuestra gente y otros tantos que a lo largo de este tema me limitaré a mencionar.

 Cuando me senté y me detuve a pensar por cual trabajo comenzar para darle direccionalidad de algo más concreto  de pensamiento latinoamericano, luego de una interesante charla discursiva, ruidosa y  sobre este tema de pensamiento latinoamericano, se me vino a la cabeza Plinio Apuleyo y Eduardo Galeano, como dignos representantes y exponentes de dos corrientes internas de pensadores americanos, y  que de suma defienden ideologías  que no son nuestras, por tanto externas[9], pero que en las cuales han llevado a centrar todos sus intereses en el ataque a sus mutuas ideologías, Capitalistas para el primero y Comunistas para el segundo, defendiendo estas de ideas y posiciones radicalmente, porque según ellos van en contravía la una de la otra; pero en las cuales, a fin de cuentas, coinciden en el querer explicar y dar en sus posiciones la solución certera para todos los problemas y el por qué de todo lo que nos sucede a los americanos,(como canta Piero, que no es filósofo, pero que piensa, o hace el intento para los que no lo quieran mirar así, de expresar su queja como lo veremos a continuación).

El sentir y pensar de juntos, Plinio y Galeano, es la queja misma del hombre americano, la rabia simple del hombre silvestre (a la que canta Silvio Rodríguez y Pablo Milanes), que está cansado de tanto aguantar y soportar; según Eduardo y con justa razón de sus palabras escritas en la Venas…, el reflejo de lo que somos como continente oprimido por la cruel y despiadada explotación, degradación y usurpación de las riquezas y gentes de nuestro continente americano, que comenzó desde el descubrimiento, con la explotación del oro, la plata, los indígenas, la tierra para monocultivos, trabajadores en las industrias hasta nuestros días por parte de los extranjeros, sistemas financieros y de crédito externo, deuda externa.

 Y Plinio y compañía, quienes exponen la queja del por qué y la manera cómo Galeano protesta infundadamente y todos los que  él  representa, de todo lo anterior, a los cuales catalogan como el ejemplo  claro del  “Perfecto idiota Latinoamericano”, quienes toman el libro de este segundo, “Las Venas Abiertas…”, como su “Manual  o Biblia”, la cual sin ningún criterio propio argumenta que la culpa de la  problemática americana es  de los que han usurpado nuestro continente, como Galeano expone, y mencioné  anteriormente. 

“Gastando Plinio”, para la denuncia de estos reclamos,  la elaboración de todo un libro, “El Perfecto Idiota…”, que pretende derrumbar todas las posiciones ultra izquierdistas con las que Galeano fundamenta sus tesis de denuncia del capitalismo voraz que nos ha consumido, desde unas, e  igualmente cuestionadas, ultraderechistas posiciones que defienden este capitalismo a capa y espada. Y en las cuales Plinio, expone que todo el ataque que Galeano hace a todos los países,  entre comillas invasores y opresores, son infundados en el querer tapar  la realidad americana, del gran beneficio que han recibido de estos y que de una u otra forma nos han llevado ha ocupar una posición en el mundo por la comercialización de nuestros productos y la inversión extranjera en nuestro país; además que ha sido ocasionada por los malos manejos estatales y de los recursos por nuestras propias gentes, lo que ha ocasionado nuestro desequilibrio en comparación con el continente europeo y países desarrollados.

Pero en definitiva, y de lo que sí puedo estar seguro, según lo anterior, es que ambos Plinio y Eduardo y a quienes cada uno representa, son el resultado de nuestro pensamiento ultraquejista americano por todo lo que lo somos y lo que nos  sucede, incluyéndome a mí mismo que estoy haciendo parte de este escrito, y gastando papel desde el fondo de mi ser quejista.

Una queja absoluta y de la que quiero hablar, como algo que a lo largo de la historia de nuestro continente ha querido explotar y reaccionar, causando guerras, paros, revoluciones, como la Campaña Libertadora, la lucha de los indígenas contra los españoles, conflicto armado entre guerrilla y estado que ha involucrado la población civil, desobediencia civil y saqueos por el desorden y falta de atención pública.

Frente a todo lo que nos oprime, de bajos salarios, corrupción, malos manejos estatales, desplazamientos, iniquidad, falta de educación, y que se refleja, como hablaba Nicolás Gómez  Dávila, en una nueva corriente,  “los Reaccionarios”, que no es nueva, pero que recoge el sentimiento oculto del clamor y rezongar del grito sórdido de nuestras palabras, guerras, revoluciones, de nuestros libres pensadores e ideas infundadas, que tristemente ni siquiera, han sido motivadas e iniciadas por nuestros pensadores autóctonos, si no que han sido importadas y empaquetadas para tratar, de al menos si quiera, no quedarnos atrás en lo que el resto del mundo en su avanzada nos ha llevado de delantera. Ejemplo cuando la Campaña Libertadora se inspiró y argumento por la revolución francesa y la Declaración de Independencia por EEUU ante Inglaterra.

 Una queja en la que no aguantamos más, él seguir siendo como nos catalogan todos y hablo todos, por que somos todos, (incluyéndonos a nosotros que no hemos pensado por lo  nuestro y los demás que si se  aprovechan de la situación en lo que criticamos como intervencionismo), de Tercer mundistas, Continente atrasado, en vía de desarrollo, analfabetas, narcotraficantes y demás realidades  que   no  podemos ocultar  frente al lente y óptica a quienes nos hemos puesto en su  mira y punto de reflejo al que debemos imitar, lo cual ya no queremos más por la dispersión y polarización de nuestra imagen

 Provocando por ello la reacción, dejando a un lado la queja y revolución, que se limita a mostrar problemas y realidades, pero en el fallido de sus insoluciones.

 Por ello, Nicolás Gómez Dávila, (tomando otra expresión de pensamiento), se  hace representante  de tanto pensar y quejarse, porque habla del hombre en general y de cualquier lugar, de manera refrescante y que lo quise retomar en  su proposición de un pensamiento ideológico reaccionario, que ve la idea misma desde  lo que la ha alimentado y que en consecuencia se encuentra en lo común de nuestra sociedad, sus problemas de clases sociales, ricos y pobres, civilización, revoluciones, política, intelectuales, el progreso, lo que ha corrompido a América en su gente misma, incluso Dios como la puerta y cabida a las insoluciones de la complejidad humana y las desviaciones que ha sufrido el mismo cristianismo. Escolios y pensamientos que solo me limitaré mencionar para dejar la libre interpretación y reacción hacia los mismos.

 Pero que en sí y para adelantar algunos, son ideas y causas que se deben derrumbar y comenzar a replantear, para comenzar a comprender y construir nuestra identidad y pensamiento en el que tanto e insistido en este escrito, teniendo presente de Gómez Dávila algunos Escolios para los que lleguen a emprender la construcción de nuestro pensamiento americano e Identidad de una manera reaccionaria y por lo cual los escogí.

 

‚  “El derrumbe de una idea general presagia que estamos empezando a comprender”.

‚  Por ejemplo este para quienes creen tener la solución y la verdad a todo. “Lo que importa a casi todos no es tener razón, sino tenerla ellos”.

‚  O caer en la cuenta que “Al escudriñar los rincones de ciertas inteligencias hallamos un orate escondido, balbuciente, desgreñado, baboso”.

‚  Y este para los que defienden causas y promulgan partidos donde,  “Los partidarios de una causa suelen ser los mejores argumentos contra ella”.

‚  Y a los que creen solucionar los problemas, este otro escolio, “Ninguna solución es hoy más que otra cara del problema”.

‚  Y este escolio para nuestros “filósofos autóctonos” cuando se encaminen en la búsqueda de la verdad, “El error se envuelve en tantas verdades que el dardo que lo alcanza lo perfora difícilmente sin herirlas”.

‚  O un escolio de prevención para los llamados libre pensadores, “Desde hace dos siglos llaman –libre pensador- al que cree conclusiones sus prejuicios”.

‚  Ya que mencionamos pensamiento, digamos en otro escolio que, “Un pensamiento no debe expandirse simétricamente como una fórmula, sino desordenadamente como un arbusto”.

‚  Y para finalizar sin más explicaciones, este para cerrar  estos adelantos del pensamiento de Gómez Dávila y ampliar luego al respecto de este filósofo. “Las grandes explicaciones imbéciles del comportamiento humano explican adecuadamente al que las adopta”.

 

 NICOLÁS GÓMEZ DÁVILA PENSAMIENTO IDEOLÓGICO Y REACCIONARIO

Los siguientes Escolios que a continuación presentaré, ya habiendo adelantado algunos, al final del aparte anterior y que mencioné como pensamientos de Nicolás Gómez Dávila, personaje único americano que puede catalogarse como filósofo, además  colombiano, por tanto americano, y a su vez retomo por representar para mí, el sentimiento de inconformismo frente a todas aquellas corrientes ideológicas que han dirigido nuestro continente, y que han sido, por decir de algún modo, el impedimento para ver nuestra realidad con nueva óptica, deteniéndonos a atacar las raíces mismas que nos han impedido reaccionar, frente a temas como la política, la sociedad, comunismo, ideas, pensamientos, prosperidad industrial, las revoluciones, el poder, la gente, el progreso, sociedad de consumo, apostolado, modernismo, Dios, civilización y demás temas que expongo en desorden y que a su vez así hace Gómez Dávila en su libro de escolios; porque según mi interpretación, muchas veces nuestro pensamiento cuando se hace universal es capaz de abarcar todos los temas en el orden mismo de la cotidianidad  y mente, que  compleja que es aprehende del mundo de la realidad y  de nuestro propio pensamiento.

 Introduzcámonos en el tema del pensamiento Ideológico para luego pasar al Reaccionario, respecto a las ideas que nos surgen en nuestro pensamiento y originan las ideologías a través de las cuales el hombre se enmarca y conduce su actuar, diciendo es sus  escolios, que:

‚   “Hay ideas que nos llaman y se van, como un aletazo nocturno a una ventana”. Refiriéndose a nuestros pensamientos sueltos

‚  Inútil explicarle una idea al que no le basta una alusión.

‚  Prefiero idea estúpida en boca inteligente a idea inteligente en boca estúpida.

‚  Una idea extravagante se vuelve ridícula cuando varios la comparten. O se camina con todos, o se camina solo. Nunca debe caminarse en grupo.

‚  No confío sino en la idea que un episodio concreto proyecta como su sombra.

‚  Ninguna idea es suficientemente compleja; ninguna frase suficientemente simple

‚  Las ideas se remozan con los años y solo las más antiguas llegan a una juventud inmortal.

‚  Que haya ideas bellas e ideas feas se le olvida siempre al crítico actual

‚  La idea que logra introducirse en la cabeza del ciudadano común y corriente le paraliza zonas del cerebro.

‚  Una idea no triunfa mientras no la hayan abobado mentes lerdas.

‚  Ningún pasado es ideal pero solo del pasado surgen ideales que no sean linfáticos, ideales con sangre en las venas.

‚  La noción de  Ideología le permite a la mentalidad pequeño – burguesa sosegarse ante la acción desinteresada.

‚  En un mundo de estados soberanos toda doctrina, por universal que sea, acaba convertida en ideología mas o menos oficial de uno de ellos.

‚  Lo que dependa de la conciencia que el  hombre tiene de sí mismo puede manipularse artificialmente. Arcanum imperii de las ideologías modernas.

‚  La humanidad necesita a veces siglos para disociar ideas precipitadamente asociadas. Liberalismo y democracia, por ejemplo.

‚  Y esta como ejemplo de una de sus ideas. El siglo XIX pensó la ciencia como liberación y la religión como cautiverio. Hoy vemos que la ciencia tecnifica la servidumbre y que la religión abre las puertas de la aventura.

Respecto al porque de Pensamiento Ideológico Reaccionario, comenzaré diciendo que al leer cada escolio de Nicolás, descubrí que este se cataloga a sí mismo como un Reaccionario, “Los reaccionarios somos infortunados: las izquierdas nos roban ideas y la derechas vocabularios”.

Movimiento característico en nuestro pensamiento latinoamericano, no sé si actual, de aquellos que comienzan a pensar por lo nuestro y no comer entero de los planteamientos revolucionarios, ultraizquierdistas, ultraderechistas, que han conducido hasta nuestro Continente como lo he mencionado tantas veces, frente a los cuales se origina una reacción de la cual él dice, respecto a su origen, con dos escolios:

‚  La Reacción comenzó con el primer arrepentimiento. Me  pregunto, ¿cuál arrepentimiento?, a lo cual  él responde:

‚  El más convencido de los reaccionarios es el revolucionario arrepentido, es decir: el que ha conocido la realidad de los problemas y ha descubierto la falsedad de las soluciones. En este escolio establece primeramente la diferencia entre el Revolucionario, pensamiento más característico de nuestra Identidad, que cree tener las soluciones a todo tipo de problemas, imponiéndose y fomentando los movimientos armados, como ha sucedido en Cuba, Nicaragua, México, el Salvador, Guatemala, Colombia con la guerrilla, quienes han divisado los problemas y muestran la realidad que oprime a los pueblos, y son causa de sus revoluciones. La propuesta que Gómez plantea, la Reaccionaria, consiste en detectar la realidad de los problemas y el convencimiento que las soluciones que el revolucionario ha planteado son falsas, en cuanto sus medios para alcanzarlas no son los adecuados porque igualmente reprimen al Estado mismo y sus gentes que se dicen defender. Por tanto la solución está en reaccionar, “despabilarse”, en vez de querer desbaratar, reconstruir todo lo que se cuestiona del porque de nuestra poca Identidad para actuar. Finalmente para este tema y dejar en claro en qué consiste la alternativa reaccionaria, expongo estos Escolios que nos hablan por si solos al respecto y que nos pueden servir de punto de partida para la constitución de nuestra Filosofía americana que nos ayude a recobrar nuestra Identidad ante el Mundo, con el que igualmente nos compenetramos.

 

‚  Ser reaccionario es comprender que el hombre es un problema sin solución Humana. Puerta nos abre y da cabida a Dios fuente primordial de cualquier tipo de pensamiento y de índole universal.

‚  “Reino de Dios” no es el nombre cristiano de un paraíso futurista

‚  Al reaccionario nunca lo juzgan por lo que dice, sino por lo que suponen que dijo.

‚  El escritor reaccionario tiene que resignarse a una celebridad discreta, ya que no puede congraciarse a los imbéciles.

‚  El reaccionario no aspira a que se retroceda, sino a que se cambie de rumbo. El pasado que admira no es meta sino ejemplificación de sus sueños.

‚  Si la izquierda sigue adoptando, una tras otra, las objeciones que los reaccionarios le hemos hecho al mundo moderno, tenderemos que volvernos izquierdistas

‚  El reaccionario no censura en una opinión sino el olvido de sus límites. El reaccionario intima la razón que reconduzca a su sitio la opinión insurrecta.

‚  La revolución es una posibilidad histórica permanente. La revolución no tiene causas, sino ocasiones que aprovechar.

‚  Izquierdistas y derechistas meramente se disputan la posesión de la sociedad industrial. El reaccionario anhela su muerte.

 

COMPROMISO Y TAREA POR HACER

Concluyendo mi  recapitulación, considero que es necesario que haga un alto a mi escrito, sobre la identidad o el pensamiento en sí, lo cual es muy conveniente, porque necesito argumentar más mis ideas al respecto de este tema y aclarar muchos conceptos sobre cual es la esencia del pensamiento americano y en definitiva el mundial, recogiendo todas las manifestaciones de pensamiento que se han dado en Latinoamérica a lo largo de toda su historia y prehistoria, que por lo corto de este escrito y tiempo no alcancé abarcar; quedándome el compromiso de seguir indagándolo para rescatar la esencia de lo que somos y que he venido expresando en la Identidad y características de nuestra identidad latina, como aquello que es, precisamente, lo que  debemos encontrar y tarea de nuestros futuros filósofos y pensadores autóctonos, síntesis y conclusión de la tesis propuesta al inicio de este ensayo y lo que pretendía con este trabajo; para que así y con el cual, nos podamos dirigir y posesionar, con argumentos y criterios válidos de pensamiento, que son precisamente la razón de ser para llegar a constituir una filosofía americana y cuyo fin sea darse respuestas a sus propios interrogantes, haciendo aportes al mundo, que en cuyo estado postmoderno de globalización exige a cada nación y continente pensar ya no en particular sino en la pluralidad de este globo terráqueo que compartimos todos por la gracia de Dios Padre Creador de todo el Universo, del cual nosotros también somos ciudadanos.

 

BIBLIOGRAFÍA

Huasipungo.

Siervo sin tierra.

Las venas abiertas de América Latina; Eduardo Galeano.

Manual del perfecto idiota latinoamericano; Plinio Apuleyo Mendoza.

Escolios, tomo ii, 1ª edición; Nicolás Gómez Dávila; nueva biblioteca colombiana de cultura, procultura; Bogotá Colombia; 1986.

Restrepo Luis Carlos, “ecología humana”, una estrategia de intervención cultural, editorial san pablo, 1996, pg 55 a la 67.

Ferrater Mora José,; diccionario de filosofía; 2ª edición; editorial atlante s.a.; México; 1944.

 

[1] Cuestiones que en sí  mismas son  el punto de arranque de la filosofía misma.

[2] Proceso postmoderno, en el cual el mundo rompe todas las fronteras y culturas de  todos los países conformando un solo gran Estado, donde el intervencionismo entra actuar para solucionar los problemas del planeta.

[3]  Esta explicación de Pensamiento Universal l a capte en una asesoría de Problemática Social Colombiana en  la Universidad

[4] Los actores son los Indígenas, Españoles, Negros africanos y extranjeros que vieron en América la Tierra Prometida.

[5] Cuando digo nuestra me refiero a los que somos americanos.

[6] El ejemplo claro de este punto se obtiene luego de realizar la lectura de Siervo sin Tierra, Huasipungo, Don Simeón Torrente ha dejado de deber,  las venas abiertas de América latina, Colombia Amarga y el Perfecto Idiota Latinoamericano por decir algunos de los tantos libros  que tipifican al hombre americano con estos rasgos.

[7] RESTREPO Luis Carlos, “Ecología Humana”, Una estrategia de Intervención Cultural, Editorial San Pablo, 1996, Pg 55 a la 67.

[8] IBID.

[9] Plinio, Neoliberalismo y Capitalismo de las corrientes funcionalistas europeas  y norteamericanas;  y Galeano, Marxistas de las corrientes Socialistas del oriente de Europa con Rusia y Alemania