PROBLEMAS DE SOCIALIZACIÓN GENERADOS POR LA MOVILIZACIÓN GAY EN EL MUNDO

PROBLEMAS DE SOCIALIZACIÓN GENERADOS POR LA MOVILIZACIÓN GAY EN EL MUNDO

Elkin Páez Chingal

Agosto 5 del 2000

Análisis a partir de un artículo del periódico el Colombiano del mes de Julio del año 2000. “Movilización gay en Medellín”.

            Realizando un seguimiento general a lo largo de la historia y evolución del homosexualismo podemos percibir visos de tabú, sonrojos, represiones, juzgamientos, defensas y rechazos, a una expresión concreta de una actividad humana como lo es la actividad sexual, que se ve en contravía de la naturaleza porque se hace con el mismo sexo. Hablar de homosexualidad lleva en si misma una carga de sentimientos, pensamientos y reflexiones que generan en la persona, que a sí misma se cataloga como tal, el rechazo y la lucha interna y externa por lograr su identificación sexual y a su vez la posibilidad de ser aceptado por una sociedad que, aunque lo niega aún, no acepta que la hay y mucho menos comprende su causas.

            El homosexualismo ha sido descartado de la categoría de problema psiquiátrico gracias a las manifestaciones de principios de los 80, como una manera de cobrar reconocimiento ante una sociedad que los  ve como bichos raros, pero de lo que si no se puede descartarlo es como un problema de socialización que recoge las consecuencias de rechazo, baja autoestima, frustración y ausencia de auto concepto que genera el considerarse e identificarse como homosexual, esto para hombre y mujer, y que pueden desencadenar una serie de reacciones en el individuo como ataque a la sociedad que lo condena, perdida del sentido de la vida, e imposibilidad de ubicarse con un proyecto claro de vida en el que no se sienta juzgado y atacado.

            Otro punto que es vital tener en cuenta si de encontrar problemas de socialización se trata, son las causas que generaron el conflicto interno de su identificación sexual, que en la mayoría de los casos, y por algunas experiencias con personas que hemos visto padecer su drama y comprender que no es gratuita su homosexualidad, vemos la necesidad imperiosa de trabajar el abuso sexual que en alguna etapa de sus vidas tuvieron que afrontar y que pese a todo disfrutaron y aborrecieron creando o reafirmando su sentimiento frente a la gratificación sexual que ante al propio género o contrario pueden sentir.

            En otros casos el bajo criterio de valores claves brindados en su infancia, como carencia de amor de sus padres que no fue el más óptimo, sino que se conjugaba en el maltrato, el abandonó, la culpa y resentimientos de los padres que se desquitaban con sus hijos, provocando la no identificación con el género del adulto maltratante. El machismo o feminismo exagerado de padres y madres que desprecian a sus hijos por no haber nacido con el sexo que querían. La sobreprotección y sentimiento de impotencia, inseguridad trasmitidos por los padres y encargados de la crianza que produjeron en los hijos el miedo a interactuar normalmente con más personas y manifestarse débiles y expresiones de amaneramiento, que lo llevan a confundir su identidad sexual buscando gente del mismo sexo.

            En sí podemos establecer frente a la identificación y expresión homosexual como un punto de atención del Pedagogo Reeducador que debe contribuir al no rechazo, sino de aceptación de los resultados y consecuencias de una serie de problemas de socialización que merecen todo el apoyo y acompañamiento que lleven al individuo y sociedad a comprender el por qué de su conducta.

            Pensemos igualmente que aunque se tenga presente la homosexualidad  como un problema de socialización, es de reconocer, como en todos los problemas, que es un ser humano, una persona quien esta viviendo su propio drama, y es a él a quien se debe brindar todas las fuerzas de un trabajo que lo lleven a sentirse libre de culpa, y si es posible de algún modo, recobrar su identidad normal a un proceso humano que en algún momento de su vida se vio truncado.

            La amistad y la fraternidad son dos puntos que se deben reforzar, como la posibilidad que tiene todo sujeto de expresar a cualquier persona, independiente sea su género, el derecho al amor, a la ternura, un abrazo, un beso, el cariño, que por prejuicios morales y falsas concepciones éticas y religiosas se piensan que son expresiones abominables y homosexuales.

En muchas ocasiones esa represión hace surgir una homosexualidad condicionada en el sujeto que se cree culpable y repite el ciclo, desarrollando una serie de conductas nuevas que llevan a la persona a la perdida de valores, como el respeto por su propio cuerpo, frecuentar de grupos que luego se muestran frente a niños, produciendo la confusión en la Identidad Sexual.

Implicaciones Políticas, Sociales, Culturales, Económicas de la Movilización Gay

            Dentro de las implicaciones que tenemos y que de alguna manera concretan y sintetizan lo anterior tenemos:

Sociales: Como un grupo para ejercer su reconocimiento ante una sociedad que los rechaza, se moviliza y busca expresarse para poder ocupar un lugar dentro de la sociedad.

Culturales:  Reafirmar su identificación con una expresión de nuevos símbolos y significados que configuran, en su afán por ser reconocidos, toda una expresión cultural, que invita a que los conozcan y comprendan su realidad personal. Por ello la necesidad de una movilización gay. Es de aclarar que con estas movilizaciones se están corriendo graves riesgos de generar en los niños a la adopción de ver la normalidad de las tendencias homosexuales, sin la debida orientación de lo que significa el pudor y valor de la intimidad, el libertinaje sexual y pornográfico, que hacen perder el valor de la pareja, el amor y la familia, patrones culturales que no llevados al extremo si nos dan directriz ética hacia donde podemos llegar.

Político:  Recoge la necesidad de como un grupo social para buscar reconocimiento le corresponde crear asociaciones y organizaciones dentro de la ley, para ubicarse como los diferentes grupos sociales, llámense indígenas, negritudes, etc, reclamen el derecho a ser reconocidos como homosexuales. Lo que implicaría la creación de leyes que favorezcan y velen por sus derechos y deberes.            

Económicas:  Frente a cualquier manifestación social se prevén una cantidad de gastos que se generan para su realización, los traumatismos económicos y riesgos de destrucción en caso de una revuelta. Estas manifestaciones brindan la posibilidad de adquisición de derechos económicos como posibilidad de trabajo y pago de indemnizaciones en caso que se comprueben despidos injustos y imposibilidad de acceso a todos los servicios por su condición.

Finalmente resta decir que este tema surge en la actualidad de la celebración que se hace desde el 1982 del mes gay, julio, y que ante los ojos del mundo se vio en las distintas manifestaciones y paradas gay que llevó al pronunciamiento de varias instancias, incluyendo la Iglesia y el Papa, frente al desborde e irrespeto que se pueden producir por la manera como se hacen estas movilizaciones, atentando contra las costumbres que la han condenado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: